Universidad Católica Lumen Gentium, un gran acierto educativo del Card. Rivera

  • Actualmente, la UCLG ofrece licenciaturas, maestrías y doctorados a personas interesadas en una educación con compromiso social, basada en valores y en el pensamiento cristiano.
  • La UCLG se ha distinguido por su identidad diocesana, su interés por la evangelización de las urbes y sus actividades apostólicas.

DLF Redacción
Bajo el sello de su lema episcopal “Lumen Gentium” (Luz de las naciones), el Arzobispo de México, Card. Norberto Rivera Carrera, fundó en el año 2001 la Universidad Católica Lumen Gentium (UCLG), con el fin de extender a la ciudadanía una oferta educativa a nivel básico, medio-superior y superior de alta calidad, que promoviera los valores humanos de modo integral y fomentara especialmente el pensamiento cristiano en el ámbito educativo y cultura.
Una de las razones que impulsó al Card. Rivera Carrera a abrir esta casa de estudios, fue su deseo de colaborar activamente en el desarrollo sociocultural del país mediante una visión académica que tuviera como centro a la persona en todas sus dimensiones, inspirada por el espíritu humanista-católico, y con la capacidad de aportar al diálogo con la cultura mundial. Así, en el inicio del tercer milenio surgió este espacio académico, cuyo antecedente inmediato fue el Instituto Superior de Estudios Eclesiásticos (ISEE), que se había venido desarrollando como la escuela del Seminario Mayor. Finalmente este instituto se fusionaría en 2011 con la UCLG, quedando ésta como la institución fusionante; así, en la UCLG actualmente se lleva a cabo la formación académica no sólo de los estudiantes del Seminario Conciliar de México, sino también la de los del Seminario Hispano Santa María de Guadalupe y la de los del Seminario Misionero Redemptoris Mater.
Cabe señalar que en el año 2008 al Instituto Superior de Estudios Eclesiásticas se había unido la Escuela Sedes Sapientiae, misma que durante 50 años había brindado formación teológico-pastoral a religiosos y laicos, y cuyas tareas ahora también son parte de la identidad y del quehacer institucional de la UCLG, de su compromiso social, de su búsqueda de la verdad y del sentido de la existencia, de su propósito de formar al ser humano en sus capacidades físicas, racionales, emocionales, relacionales y espirituales.
Una década después de su fundación, la UCLG, que hasta entonces contaba sólo con una sede alojada en un inmueble de la Delegación Xochimilco, se extendió a dos planteles: el primero, en un edificio propiedad del Seminario Conciliar, ubicado en la misma demarcación, y el segundo, en el Seminario Mayor. Cabe mencionar que en el ciclo 2015-2016 se firmó un comodato con la Arquidiócesis de México para recibir el derecho de uso de una casa, en Buenavista, ya que está por abrirse un tercer plantel, que sin embargo requiere de una importante inversión.
En el curso 2016-2017 se echó a andar un proyecto importante de remodelación y ampliación del plantel Xochimilco, a fin de ir creciendo como universidad y mejorar los servicios que se ofrecen a los estudiantes. Actualmente, en la UCLG se imparten las licenciaturas en Filosofía, Teología, Psicología, Contaduría y Negocios, Psicología Clínica y Música, así como las Maestrías en Pastoral Urbana, Pedagogía Catequética, Filosofía y Psicopedagogía, además de los doctorados en Filosofía y Teología. También es preciso señalar que actualmente la UCLG está afiliada a la Universidad Pontificia de México, a fin de poder ofrecer el Bachillerato Pontificio en Teología a los alumnos que así lo soliciten.
Es importante mencionar que, pese a que la UCLG se sostiene únicamente de las colegiaturas, ofrece un número importante de becas, con el fin de dar apoyo a quienes optan por el tipo de enseñanza, con compromiso social y basada en valores, que se imparte en esta casa de estudios. La UCLG se ha distinguido por su identidad diocesana, su interés por la evangelización de las urbes y sus actividades apostólicas. Cada año se realizan misiones urbanas en la Arquidiócesis de México; se han formado varios grupos juveniles; se brinda catequesis familiar, y se da formación en la fe a docentes.
Es de esta manera que se ha ido dando cauce y acrecentando este gran proyecto educativo iniciado en el año 2001 por el Card. Norberto Rivera Carrera, quien ha dicho a toda la comunidad universitaria que cualquier proyecto, por más heroico que parezca, no tiene ningún valor si no es un proyecto de salvación, y ha pedido a docentes y alumnos hacer la voluntad del Señor, a semejanza de Cristo, que es “Lumen Gentium”, la Luz de las naciones.