Tomaré posesión cuando se calmen las cosas en Oaxaca: nuevo obispo de Ciudad Guzmán

  • Mons. Óscar Campos, obispo de Tehuantepec, una de las diócesis más afectadas por los sismos, fue nombrado este lunes por el Papa como nuevo obispo de Ciudad Guzmán.

 

Abimael César Juárez

El Papa Francisco designó este lunes nuevo Obispo para la Diócesis de Ciudad Guzmán. Se trata de Mons. Óscar Armando Campos Contreras, quien hasta ayer fuera Obispo de la Diócesis de Tehuantepec, Oaxaca, una de las más afectadas por los últimos sismos
El nombramiento fue dado a conocer por Mons. Alfonso Miranda Guardiola, secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), a través de un comunicado durante las primeras horas de este lunes 25 de septiembre, mediodía tiempo de Roma, después de darse a conocer en L’Osservatore Romano.
En entrevista para Desde la fe, Mons. Campos explicó que su nombramiento debía publicarse el pasado 9 de septiembre, pero fue pospuesto hasta esta fecha en consideración a los acontecimientos que derivaron del sismo del 7 de septiembre, con la finalidad de no distraer la atención de la emergencia.
Dijo que quedará en calidad de administrador al menos durante la contingencia en esa entidad, donde fallecieron más de 70 personas a causa del terremoto. “A partir de ahora seguiré al frente de la diócesis como Administrador Diocesano hasta mi partida, continuaré con los trabajos que ya se han comenzado, al menos por un tiempecito, cuando deje de temblar y se calme todo esto”.
Agregó que lo que importa en este momento es animar a la gente a iniciar el proceso de reconstrucción, a salir adelante, a tener firmeza espiritual, para que la ayuda que se reciba sirva para la autoayuda: “Ese es mi trabajo por ahora”.
Mons. Campos Contreras espera que pronto se estabilice la etapa sísmica, “pues eso genera mucha inquietud en la gente, cada nuevo movimiento despierta el trauma que vivieron el 7 de septiembre: a final de cuentas hay que seguir adelante, la vida no es para ponernos a contemplar las ruinas, sino para seguir, y buscar la mejor forma de subsistir en este tipo de situaciones, porque son en estas circunstancias donde sale a flote la capacidad de salir adelante”.
Dijo que si bien la reconstrucción va para largo, los oaxaqueños ya han quitado bastante escombro, han colocado techos de plástico y de lona; es decir, “la gente poco a poco se ha empezado a organizar y reorganizar porque ahí es donde radica la capacidad de salir adelante”.
Consideró que no sólo es cuestión de reconstrucción de casas, sino que también es importante la reconstrucción del tejido social y del tejido humano interior: “es una sociedad que ha vivido muchas situaciones de estrés social y muchos conflictos provocados por ambiciones de grupos, por sectarismos y por otras muchas razones”, por lo que espera que ésta sea una buena oportunidad de ver que “todos necesitamos de todos, que cualquier propuesta de división, visión sectaria o ambición, en lugar de colaborar destruye y destroza el ambiente”.
Finalmente, Mons. Campos Contreras puntualizó que la prioridad en este momento es conseguir estructuras ligeras para colocar lonas, pues ha llovido mucho. “Esto permitirá que la gente no esté a la intemperie; necesitamos también catres para que la gente no pase la noche sobre el piso húmedo”.
Las labores de reconstrucción –informó– comenzarán en un mes y medio aproximadamente, tiempo en que estará pendiente de todo lo que pase y se haga en esta diócesis, antes de poder programas la toma de posesión en Ciudad Guzmán.

Ad