Tips para hacer más llevadero un divorcio

Mary Carmen Cepeda

 

Esta frase es del Papa Francisco: “…tantas veces el hijo es usado como rehén y el papá le habla mal de la mamá y la mamá le habla mal del papá, y se hace tanto mal… Yo digo a los padres separados: ¡nunca, nunca, nunca usar al hijo como rehén! Se han separado por tantas dificultades y motivos, la vida les ha dado esta prueba, pero que los hijos no sean quienes carguen el peso de esta separación”.

Los hijos son el don más preciado que Dios le regala a un Matrimonio, por lo que a pesar de los problemas que tengan, deben cuidar de ellos.

Es recomendable que los papás asuman una separación con la madurez suficiente, con respeto, dentro de un clima pacífico, tomando en cuenta que la estabilidad de sus hijos depende en gran medida de ellos.

A continuación presentaré algunos consejos prácticos para que los papás puedan aplicar en su familia, y de esta manera hagan más llevadero el golpe de la separación:

 

  1. 1. Hacer lo posible por no crear una relación tóxica entre los hijos y su papá o mamá. Esto se logra evitando culpar al otro por lo que está sucediendo; dejando que los hijos vean a su mamá o a su papá aunque ya no vivan en la misma casa. Para lograr esto se puede llegar a acuerdos sobre las visitas, que el progenitor que no vive en casa pueda estar con ellos los fines de semana, llevarlos a pasear, ayudarlos a hacer la tarea, etc.

Todo esto es parte de lo que menciona el Papa Francisco: no usar a los hijos como rehenes, es decir, no dejar que ellos se conviertan en el centro del conflicto, en “algo” que los papás usan de acuerdo con su conveniencia… ¡son niños, son sus hijos! Ellos son los menos culpables de la separación, ellos merecen recibir un buen trato, sufrir lo menos posible y en la medida de lo que se pueda mantener a su familia en armonía.

 

  1. 2. Es muy importante que los hijos vean que sus papás se tratan bien; ellos siempre serán su ejemplo a seguir. Aunque ya no se lleven bien, los papás deben hacer lo posible por hablarse bien, sin comentarios despectivos o hirientes.

 

  1. 3. Los papás deben hablar con sus hijos, asegurarse que ellos, a su manera, entiendan lo que está sucediendo. Explicarles que muchas cosas de su vida ordinaria van a cambiar, como las rutinas, los horarios y las actividades, pero lo más importante que tienen que es el amor de sus padres; ese no cambiará.

Procurar también que los hijos puedan expresar lo que sienten y lo que piensan con respecto a la separación de sus papás.

En situaciones de mucho estrés es difícil recordar que estás rodeado de personas que te aman, es difícil sentirte amado, es por eso que los hijos necesitan escuchar y sentir el cariño que sus padres les tienen, a través de palabras, gestos y acciones.

 

  1. 4. Los papás deben estar atentos a las conductas de sus hijos, especialmente si éstas cambian, pues pueden ser el inicio de algún problema; si se detecta a tiempo, es más fácil ayudarlos.

 

  1. 5. Acudir a una terapia para los hijos y para los mismos padres donde puedan elaborar su duelo, cerrar un ciclo y establecer acuerdos que beneficien a todos.

Para una familia, un divorcio o una separación implican un gran sufrimiento, una gran frustración e incertidumbre. Implica también una pérdida de la propia estabilidad, de los sueños y proyectos que se tenían.

La familia es la columna más importante que tiene un ser humano en su vida, especialmente durante su niñez. Los niños absorben todo lo que se les enseña con palabras y ejemplos, por esto es que los papás deben hacer lo que esté en sus manos para que la separación sea lo más llevadera posible.