Sufre daños la casa madre de la Comunidad Inesiana en Cuernavaca

Carlos Villa Roiz

La casa madre de la Congregación de Misioneras Clarisas del Santísimo Sacramento, que fundó la beata mexicana María Inés Teresa Arias y que se encuentra en Cuernavaca, Morelos, fue seriamente dañada por los sismos, por lo que hubo necesidad de evacuar a 60 religiosas que de momento están albergadas en la residencia del noviciado, también en la misma ciudad, de modo que hay unas 100 personas concentradas en ese recinto.

La superiora de esta comunidad religiosa, con sede en la Ciudad de México, la hermana Carmen Moreno García, entrevistada por Desde la fe, comentó que se desplomaron dos muros de la casa madre, que fue la primera que tuvo esta agrupación en el mundo; también se vino abajo el techo del auditorio y las paredes de algunas recámaras del convento, sin que hubiera muertes que lamentar, pero fue necesario el urgente desalojo al quedar inhabitable la residencia.

La situación general de este inmueble está siendo evaluado por peritos antes de tomar mayores decisiones, siempre atendiendo a la seguridad física de las personas. Hace poco tiempo, el edificio recibió mejoras de mantenimiento.

De momento, en las instalaciones del Instituto Schifi, en la Colonia del Valle, que atienden estas religiosas, fue abierto un centro de acopio para enviar víveres a las hermanas que residen en Cuernavaca, y están temerosas porque frente a este instituto, en Avenida Coyoacán, hay un alto edificio que está a punto de desplomarse.

Esta congregación religiosa tiene presencia en cuatro continentes, donde atiende misiones destinadas a personas de pocos recursos y a propagar la fe.

La madre Carmen Moreno dijo que la comunidad en México, que agrupa a unas 21, está prestando sus servicios a llevar la Sagrada Comunión a enfermos y heridos en hospitales, además de cumplir con sus actividades ordinarias.