Signis: hacia un periodismo de paz en México

  • Expertos en materia de comunicación analizaron el tipo de contenidos que actualmente imperan en los distintos medios de comunicación, y propusieron alternativas hacia un periodismo constructivo.

DLF Redacción

El pasado sábado 12 de mayo, en la Universidad Pontificia de México, la organización SIGNIS, Red de Comunicadores Católicos, llevó a cabo la 52 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales-México, en la que expertos en materia de comunicación, a través de un panel, compartieron sus puntos de vista sobre el tema “Fake News y periodismo de paz”, propuesto por el Papa Francisco. Los integrantes de dicho panel fueron el P. Luis García Orso, asesor eclesial de SIGNIS; el P. Manuel Corral, de la Arquidiócesis Primada de México; Leopoldo Brito, Director del Sistema de Radio y Televisión Digital del Gobierno de la Ciudad de México; Miguel Ángel Serrano, de Catholic.Net, y Raúl Camou, de ISA Corporativo.

Sobre el tema, el P. Luis García Orso señaló que es necesario incrementar en los medios de comunicación contenidos que alienten, no que depriman, ya que vivimos en una sociedad frágil y con muchas necesidades espirituales. En este sentido, señaló que el cortometraje puede ser un buen recurso para impactar de manera positiva en la sociedad, tal es el caso del filme Luna, material que cuenta una historia emotiva sobre tres generaciones: abuelo, padre e hijo; o Pajaritos, que aborda la manera de hacer equipo, o Alike, que narra una historia sobre la relación entre un padre y un hijo en medio de una sociedad deshumanizada.

Explicó que el cortometraje podría extenderse hacia muchos otros temas, como la forma en que se construye comunidad, o la participación colectiva a favor del bien común, cuestiones que apelan a valores humanos de fraternidad, de unión, de confianza, de relaciones de encuentro personal.

Por su parte, Leopoldo Brito señaló que, según un estudio, independientemente del papel que juegan las redes sociales, la televisión sigue siendo el medio de comunicación por el cual mayoritariamente la gente se allega de información, a través, primero, de contenidos noticiosos, después de series, y en tercer lugar de espacios deportivos; sin embargo, un caso destacable es el del programa La Rosa de Guadalupe, cuyo éxito tiene que ver en gran medida con el tipo de narrativa.

Señaló que actualmente se utilizan una infinidad de formas de narrativa para posicionar los contenidos, como sucede con las series televisivas que cuentan historias reales, incluso sobre situaciones que forman parte de la agenda nacional, y que se han convertido en la nueva narrativa del periodismo, por la cual los jóvenes se enteran más que por los medios tradicionales. En este sentido, consideró necesario utilizar tipos de narrativa y técnicas modernas de producción radiofónica, televisiva y de cine –como se hizo con la películas La Pasión y Fátima– para acercar a la gente al bien común y al Evangelio.

En su turno, Raúl Camou habló acerca del éxito a nivel periodístico que, en su momento, llegaron a tener temas como los “narcomensajes” a través de mantas, y la información agresiva que actualmente se publica en redes sociales, a través de memes, verdades a medias, mentiras y todo tipo de contenidos violentos. En este sentido, sugirió impulsar un periodismo con base en valores. Externó que, hoy en día, es muy sencillo tomar una cámara, penetrar en los lugares en los que se cometen injusticias y contarlas con valentía y con un sentido constructivo.

Señaló que en ISA corporativo, una clínica abortiva contrató publicidad que insinuaba ayuda a la mujer embarazada, cuando lo que en realidad ofrecía era la muerte de su bebé; y por otro lado, se publicaban causas como las de la organización VIFAC, de apoyo a la vida. Al final –dijo–, se determinó vetar la información de la clínica abortiva, lo que les causó problemas con el gobierno de la Ciudad de México, que exigía un trato igualitario para ambos tipos de información; de manera que se tomó la decisión de no publicar ninguna, aunque eso significara pérdida de recursos económicos para la empresa.

Para Miguel Ángel Serrano, Director de Catholic.Net, el mundo actual ha favorecido la fragmentación de la persona, haciendo sociedades más hostiles y vulnerables: “El hombre es un ser muy frágil, que depende de sus emociones; las personas hoy están débiles y enfrentan una profunda soledad. Y es justamente esta vulnerabilidad la que ha propiciado el ambiente para la proliferación de las noticias falsas o fake news. Y es que, explicó, la gente está deseosa de creer en algo, pero también de ser aceptada, de que le den “like” a sus comentarios y compartan lo que publican en las redes sociales. “Las necesidades del ser humano pasan hoy por las redes sociales”, dijo.

Miguel Ángel Serrano se refirió además a la llamada globalización de la indiferencia, que también habla de una fragmentación. “Hoy por hoy –apuntó– ya no nos importa si la noticia es falsa o verdadera, la verdad es que somos indiferentes”.

Ante esta realidad, el Director de Catolitc.Net explicó la importancia de las minorías católicas a las que se refería hace unos años el papa emérito Benedicto XVI: “Eso es justamente lo que deben ser los comunicadores católicos: minorías creativas que dinamicen, que den vida y que promuevan sus valores y experiencias para “iluminar y proponer al mundo una nueva manera del amor”. Consideró que los comunicadores católicos deben ser como una fogata que ilumine y dé calor a los demás. “Deben ser una potencia fecundadora, no masa impersonal, sino levadura, semilla de mostaza, y estar abiertos al mundo para iluminarlo”.