Recuerda el Card. Aguiar al clero sus derechos y deberes de cara a los próximos comicios

  • Durante la visita a la V Vicaría, Mons. Jorge Estrada le informó que será en el quinto decanato donde se hará el primer experimento de Unidad Pastoral, modelo de Iglesia que suple al de parroquias aisladas.

 

Vladimir Alcántara

Con su presencia este viernes 11 de mayo a la Parroquia de San Juan Bautista en Coyoacán, el Card. Carlos Aguiar Retes, Arzobispo de México, concluyó la serie de visitas de reconocimiento que llevó a cabo por las ocho Vicarías Episcopales de la Arquidiócesis Primada. En esta ocasión se encontró con la comunidad de la V Vicaría Episcopal “San Pedro Apóstol”, cuyo Obispo Auxiliar, Mons. Jorge Estrada Solórzano, le dio la bienvenida oficial a esta zona pastoral.

Como en las visitas anteriores, a través de una presentación, el Card. Aguiar Retes recibió un informe pormenorizado acerca de la estructura eclesial y el caminar pastoral de la Vicaría. Posteriormente sostuvo una conversación con los ministros ordenados, en la que abordó temas como la inseguridad en la Ciudad de México y el margen de participación política que tiene el clero frente a los comicios electorales que se llevarán a cabo en julio próximo, entre otros que tocó reiteradamente en sus anteriores visitas, como el cambio de modelo de parroquia por el de Unidades Pastorales y las transformaciones que se están llevando a cabo en el Seminario Conciliar de México.

En cuanto al tema de la inseguridad, el Card. Aguiar fue advertido acerca de que algunas personas han estado pidiendo aportaciones en su nombre, de manera presencial y telefónica. En este sentido, el Arzobispo Primado señaló que lo que procede hacer es “extorsionar a los extorsionadores” colgándoles simplemente el teléfono, pues se trata de un engaño, ya que él jamás solicita dinero de esa forma.

Lamentó que la delincuencia siga creciendo, pero aclaró que esto no sólo es en la Ciudad de México, sino en distintas partes del país, por lo que la Iglesia, lo que tiene que hacer, es tener buenas relaciones con las autoridades para trabajar a favor de una sociedad más sana, ya que “sin las instituciones, ninguna sociedad funciona”.

En esta parte de la conversación, respondió a una pregunta en el sentido de una supuesta cercanía de él con el denominado Grupo Atlacomulco, de conocido corte priísta. Dijo que al mismo tiempo que se le hacía ese señalamiento, se le acusaba de tener nexos con el PRD y con otros partido políticos –de acuerdo con las inclinaciones del medio de comunicación que lo publica–, cuando lo que él ha hecho es llevar buenas relaciones con autoridades de todos los partidos para bien de la ciudadanía, para su seguridad frente al crimen y otros problemas sociales.

Asimismo, explicó que el modelo de Unidades Pastorales, que paulatinamente habrá de suplir al de parroquias aisladas, puede ser una buena estrategia de defensa contra la delincuencia, ya que, si varios sacerdotes viven en una casa cural, es más difícil que el crimen opere, que si un sacerdote vive solo. “Aunque lo más importante de las Unidades Pastorales –insistió– es el servicio que se le podrá brindar a los fieles, a partir del trabajo conjunto, en el que un sacerdote podrá encargarse de la Pastoral Vocacional, otro de la Pastoral Litúrgica, uno más de la Pastoral Profética, etcétera, lo que representará una descarga de trabajo y un servicio más eficiente que si un sacerdote abarca de todo. Estamos en el momento oportuno para que funcione nuestra eclesialidad al servicio de la feligresía”.

En este tema de las Unidades Pastorales, Mons. Jorge Estrada Solórzano anunció que en el quinto decanato de la V Vicaría se llevará a cabo el primer experimento de Unidad Pastoral. “Por el momento, no hemos encontrado un lugar adecuado para que vivan varios sacerdotes en una sola casa cural, lo cual podría ocurrir en un futuro; pero sí iniciaremos una labor de unidad en cuanto al trabajo pastoral en este decanato”.

Finalmente, en lo referente al margen de participación política que tienen los sacerdotes frente a los comicios que se llevarán a cabo el 1 de julio, el Card. Aguiar Retes señaló que el presbiterio tiene un deber claro y una responsabilidad ante el pueblo. “Nuestro deber como ministros se puede describir en tres puntos: el primero, ir a votar, puesto que nuestra participación en los comicios marca el ejemplo; el segundo, razonar nuestro voto, y tercero, impulsar a los fieles a conocer las propuestas de los candidatos, a que investiguen y se den cuenta de cuál es la persona indicada. Estas tres cosas las podemos hacer abiertamente, ya lo tenemos aclarado con la Secretaría de Gobernación. Lo que no podemos hacer es inducir el voto o favorecer una campaña en las instalaciones de la Iglesia, porque eso es delito electoral”.

Más tarde, el Card. Aguiar tuvo un encuentro eclesial en el que participaron el presbiterio, religiosas, religiosos y laicos pertenecientes a los consejos decanales, celebró una Eucaristía, y al final presidió una convivencia fraterna en el claustro de la histórica parroquia.