Primero la emergencia humanitaria, luego la reconstrucción: CEM

  • En conferencia de prensa, el órgano episcopal señaló que Caritas Mexicana ha repartido mil lonas, que sirven como casas de campaña para resguardar a familias.

 

Carlos Villa Roiz

Mons. Alfonso Miranda, Secretario General de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), y el P. Rogelio Narváez Martínez, Secretario Ejecutivo de Pastoral Social de este órgano episcopal (CEPS), coincidieron en que antes de atender las emergencias materiales ocasionadas por el sismo del pasado 7 de septiembre, se tiene que superar la emergencia humanitaria, que aún no ha quedado atrás.

En conferencia de prensa realizada en la sede de la CEM, explicaron que aún no hay un balance final sobre los daños materiales registrados en Chiapas y Oaxaca, en virtud de que se han presentado casi dos mil réplicas del sismo, y éstas también han tenido impacto sobre las estructuras, de modo que se requiere de un poco de tiempo para tener la información definitiva.

Además de las numerosas viviendas dañadas que han arrojado elevadas cifras de damnificados, de acuerdo con los conteos preliminares, hay entre 71 y 122 iglesias afectadas, algunas con valor histórico y artístico, ya que datan de los siglos comprendidos entre el XVI y el XVIII. Éstas tienen distintos niveles de daños, por lo que se deben evaluar una por una. En Oaxaca hay 15 templos cerrados y faltan más de 40 por revisar.

Mons. Alfonso Miranda dijo que existe una opinión generalizada en el sentido de que los templos son refugios para las poblaciones, no sólo en lo material, sino en lo espiritual. Las decisiones en materia de restauración o demolición se tomarán de acuerdo con los protocolos establecidos con las autoridades correspondientes, el INAH, Bellas Artes y los propios estados y municipios. Por parte de la Iglesia, además de la CEM y la (CEPS), están en operación las propias las diócesis y numerosas parroquias. De momento, varios sacerdotes están celebrando Misas y atendiendo a la gente en la calle.

Hasta ahora, Cáritas ha podido recolectar unas 200 toneladas de ayuda humanitaria, principalmente alimentos y algo de medicinas; en cuanto la recepción de dinero en cuentas bancarias habilitadas para el caso, hasta ahora se dispone de 1.5 millones de pesos. Existen otros tipos de donaciones, como la que brindó Corea del Sur, que aportó 50 mil dólares.

Las conferencias episcopales de varios países han mostrado su solidaridad con la gente y la Iglesia mexicana, entre ellas las de Francia, Alemania, Noruega, Estados Unidos y España.

En 105 decanatos de Chiapas y Oaxaca se han habilitado parroquias como centros de acopio para ayudar a los damnificados.

También se habló de la colaboración de varias empresas, entre las que se encuentran líneas aéreas y de autobuses, mismas que están facilitando el envío de la ayuda hasta estas poblaciones; sin embargo, se precisó que aún hay unas 20 comunidades que están aisladas por lo complejo de la topografía, y, por lo tanto, no se tiene información precisa sobre los daños causados por los sismos.

Como varias familias están durmiendo a la intemperie, Caritas Mexicana ha repartido mil lonas que sirven como casas de campaña para resguardar a las familias de las inclemencias del tiempo, que está por agravarse con la presencia de huracanes en el Océano Pacífico; también ha enviado especialistas en distintas áreas, entre ellos, a 100 rescatistas.

 

 

Ad