¿Por qué en la fiesta de san Valentín se celebra el Día del Amor?

P. Sergio G. Román

San Valentín (Martirizado hacia 273)

Se dice que era Obispo de Temi desde hacía más de 50 años y gozaba de fama de taumaturgo. Cierto día llegó a su casa un tal Cratón, filósofo romano, que iba a suplicarle que fuera a la cabecera de su hijo moribundo. “Iré –dijo el anciano– con la condición de que prometas que tú y los tuyos se harán amigos de Cristo, si lo curo”. Cratón lo prometió y Valentín sanó al enfermo, así que toda la familia del filósofo se convirtió. La noticia del milagro se extendió. Abundius, el prefecto romano, supo lo ocurrido, y lo mandó matar. (Del libro Flor de los Santos)

Amor y amistad

¿Por qué en el día de san Valentín se celebra el día de la amistad? Es meramente circunstancial. Febrero es el tiempo en que el invierno va cediendo lugar a la primavera, y es el tiempo en que los animalitos del campo buscan pareja en ese interminable ciclo de la vida. Ese himno gozoso de la naturaleza que renace y da vida, recuerda a los humanos que también ellos están llamados a crecer y multiplicarse, así que, desde el paganismo, se celebraba en estos días la fiesta del noviazgo. Encontramos, pues, en esta fiesta de san Valentín, otra de esas muchas celebraciones paganas que fueron “bautizadas” e incorporadas a la práctica cristiana.

Una moda

Para los mexicanos esta fiesta es de importación. Es una moda relativamente reciente promovida por el comercio para incrementar sus ventas. No era nuestra costumbre. Nos viene directamente de Estados Unidos, cuyo modo de vivir tratamos de imitar por desconocer y no apreciar nuestras propias costumbres. Es el trágico fenómeno de la pérdida de la cultura del país más pobre y más débil, seducido por el modo de vivir de un país poderoso y próspero. Esta tradición se da también en otros países europeos y se refiere, exclusivamente, a la celebración del noviazgo. En México se ha extendido también a la celebración de la amistad en general.

Aprovechemos la ocasión

Cualquier ocasión es buena para celebrar y festejar el amor. Siempre es bueno decirle a alguien “te considero mi amigo y te quiero”. Sobre todo en estos tiempos en los que nos sentimos perdidos en el anonimato.

Saber brindar nuestra amistad

Necesitamos amigos. No sólo por interés, porque de ellos sacaremos bienes, sino porque nuestro ser mismo, nuestra naturaleza, nos exige amar. Un amigo es aquél a quien queremos. Dice una canción: “Amar es entregarse, olvidándose de sí, haciendo lo que al otro pueda hacer feliz”, y esa es la verdadera amistad cuyo modelo es Jesús mismo. Necesitamos amar con generosidad y entrega porque así nos lo dicta nuestra fe en Cristo; es el signo de ser sus discípulos. La amistad sincera llena y da sentido a nuestra vida.

Saber recibir la amistad brindada

Es muy cómodo vivir aislado. Se llama “egoísmo”. Si no amamos, no nos preocupamos. Aunque la soledad, a la larga, duele más que la amistad. Hacemos nuestra selección de amigos siguiendo nuestras estrictas normas formuladas según nuestros intereses. Según nosotros, descartamos a los feos, a los pobres, a los tontos, a aquellos de quienes, así pensamos, no sacaremos ningún beneficio, y cortamos a los que nos son incómodos.

Algunas personas nos quieren brindar su amistad, y no la aceptamos. Construimos una barrera a nuestro alrededor. “La amistad viene de Dios”, es un regalo de Él, y jamás debemos despreciar la ofrenda de amistad hecha con generosidad y con sinceridad. Los amigos son un tesoro que nos enriquece.

Saber llevar nuestra amistad hacia Dios

“La amistad viene de Dios, y a Dios debe volver”, nos dice esa canción que estamos citando. El cristiano encausa su amistad a Dios y convierte el simple cariño en algo inmensamente más grande que se llama caridad. Caridad es saber amar como Jesús nos ama, y es una virtud que debemos cultivar. Seremos amigos, como Jesús, cuando seamos capaces de dar nuestra vida por el amigo. Vivir para el amigo. Dios nos juzgará por nuestra capacidad de ser amigos.