Peregrinan miles en México para celebrar a san Judas Tadeo

  • En los últimos años, la devoción al llamado “Santo de las causas difíciles” ha ganado una gran cantidad de adeptos; el padre Daniel Campos habla sobre este fenómeno religioso en la Ciudad de México

Vida Nueva Digital

Este sábado 28 de octubre la Iglesia católica celebra la fiesta litúrgica de san Judas Tadeo. En la capital del país, existen por lo menos tres parroquias dedicadas al apóstol de Jesucristo, las cuales convocan este día a miles y miles de fieles, en lo que constituye una de las manifestaciones religiosas más peculiares del pueblo mexicano: San Hipólito (Centro Histórico), San Judas Tadeo (Politécnico) y San Judas Tadeo (Tenorios), aunque también son decenas de capillas y cientos de altares callejeros dedicados, los que este día se ven colmados de devotos para venerar al llamado “Santo de las causas difíciles”.

En entrevista, el padre Daniel Campos, de la Parroquia San Judas Tadeo (Politécnico), considera que este fenómeno religioso se debe simplemente a que muchas personas han encontrado en el santo apóstol a un verdadero intercesor en medio de tantas dificultades que se les presentan en la vida: enfermedades, desempleo, problemas económicos o familiares, secuestros, adicciones, hermanos privados de la libertad, etc. “He podido constatar que en san Judas han encontrado consuelo, fortaleza, ayuda del cielo. Acuden pidiendo su intercesión y agradecer su ayuda, no sólo este 28 de octubre, sino los días 28 de cada mes”, explica.

Sin embargo, desde su punto de vista, aún hace falta algo para que esta devoción dé más frutos espirituales a la Iglesia: “que Cristo esté en el centro de esta devoción”. Y es que –dice– la mayoría de las personas acuden a san Judas haciendo a un lado la adoración a Dios, y sin un compromiso con la Iglesia. “Son fieles que acuden sólo el día 28 de cada mes. Pocos se acercan a los sacramentos de la Confesión y la Eucaristía”.

 

PREGUNTA: ¿Qué le ha dejado a usted de manera concreta la devoción a san Judas Tadeo?

RESPUESTA. Un gran amor a la religiosidad popular. Las personas que acuden a san Judas lo hacen con una gran fe al santo apóstol. Pero también me ha dejado un mayor compromiso para evangelizar.

Muchos de los devotos de san Judas acuden a los templos en mangas de camisa, lo cual no constituye una falta de respeto, sino una manera de reconocerse entre ellos; lo mismo, portan collares de color verde y oro en el cuello, y es común verles cargando enormes imágenes de su santo, adornadas con flores, para que el sacerdote las bendiga en este día.

PREGUNTA:¿Considera que la devoción a San Judas tiene algo de superstición?

RESPUESTA. Desde luego que sí la tiene. Las cadenas, por ejemplo, que al menos en esta parroquia ya han desaparecido casi en su totalidad. O también el hecho de pensar que si no van los 28 y no cumplen sus promesas, san Judas los va a castigar.

Para el sacerdote, es fundamental aprovechar las celebraciones para evangelizar, presentándole a los jóvenes a un “Dios que los ama y que es misericordioso con todos. Recordarles también que los santos son nuestros amigos, y que ellos nos ayudan para estar más cerca de Dios y hacer su voluntad”.

El padre Daniel Campos, quien lleva 12 años en dicho templo, asegura que este tiempo le ha hecho más agradecido por toda la labor que realizan los laicos comprometidos de la parroquia. “Sin ellos –afirma– mi labor pastoral sería muy pobre, pero gracias al equipo misionero y a los agentes de pastoral se puede hacer un mejor trabajo en la comunidad. Hay un buen equipo de laicos comprometidos, a los que agradezco su amistad y apoyo”.

Finalmente, el sacerdote agradeció de manera especial el gran compromiso que tuvo su asistente administrativo Rodolfo Antonio Moreno de los Ríos, quien falleció el pasado 13 de octubre. “Fue un gran colaborador y amigo en estos 12 años en esta parroquia de san Judas Tadeo. Que Dios lo tenga en sus amorosos brazos”.

Ad