Parroquia de Regina Coeli Una iglesia ‘viva y alegre’ en el corazón de la CDMX

  • Esta iglesia, reconocida por sus altares barrocos, celebrará su fiesta patronal con teatro guiñol, un espectáculo de rock y danzantes chinelos, entre otras actividades.

Vladimir Alcántara

La parroquia de Regina Coeli “es una de las más bellas de la ciudad” explica el padre Horacio Palacios, encargado de esta iglesia ubicada en el Centro Histórico de la Ciudad de México y que el próximo 9 de septiembre celebrará su fiesta patronal.

Esta parroquia fue erigida en 1583, sólo seis décadas después de la conquista de México, sobre un terreno cedido a la Orden de la Inmaculada Concepción y su nombre completo es Parroquia de la Natividad de María Santísima, Reina del Cielo. Pese a la gran inversión que se empleó en su construcción, la inconsistencia de la zona propició su derrumbe total en 1655; un año más tarde comenzó la construcción del templo actual, misma que concluyó en 1721.

Actualmente, Regina Coeli tiene fracturas estructurales en su parte trasera, donde se halla el Coro y el campanario, como consecuencia del sismo del 19 de septiembre pasado; “sin embargo, ya está por repararse esa parte del templo y podrá volver a usarse”, dice el padre Palacios.

Regina Coeli es reconocida por sus altares barrocos, considerados de los más hermosos del país. “El altar principal está dedicado a Jesús Crucificado; sobre su imagen, se puede ver la Inmaculada Concepción; San José en la parte de arriba; a los lados, la figura de San Antonio de Padua y los evangelistas, así como Santa Clara y Santa Catalina de Asís.

“También se pueden apreciar los altares de San José, San Francisco y San Ignacio –señala el padre Horacio–; pero uno de los más visitados es el Altar de los Ángeles, iniciado por Manuel Tolsá, pues en el centro se halla la imagen de Nuestra Señora de la Fuente, a la que se encomiendan muchas mujeres que quieren ser madres; o bien, otras que están embarazadas y piden su intercesión para que todo salga bien”, explica.

El próximo 9 de septiembre, la comunidad de Regina Coeli celebrará su fiesta patronal, para la cual se han preparado varias actividades: “Habrá teatro guiñol para niños, canciones de rock interpretadas por el coro juvenil de la parroquia ‘Ángeles de Regina’; venta de alimentos, danzantes chinelos y más; será toda una fiesta que desde luego incluye celebraciones Eucarísticas”.

El padre Horacio Palacios afirma sentirse emocionado porque “una fiesta es el termómetro de la vida de una iglesia, así como de la vida espiritual del sacerdote; y algo de lo que me siento orgulloso, es que nuestra fiesta patronal es una fiesta muy viva, muy alegre, donde toda la comunidad está presente”.

Refiere que en casi cinco años que lleva al frente de Regina Coeli, ha logrado dar a la vida pastoral de la parroquia una fisonomía diferente. “Fue a partir de un proceso de evangelización; si de algo estoy seguro, es que la Iglesia se mueve por procesos, nunca en caprichos. La formación continua es básica: de Catequesis, los niños pasan a perseverancia; después, si lo desean, al coro ‘Ángeles de Regina’ donde se les enseña a tocar algún instrumento; o bien a Escuela de Pastoral, Liturgia o Acólitos”.

Finalmente, el sacerdote manifestó su agradecimiento a Mons. Antonio Ortega, Obispo de la IV Vicaría, por la oportunidad que le dio de ser párroco de Regina Coeli, y al Sr. Card. Carlos Aguiar, “por seguir creyendo en los sacerdotes que brindan sus servicios en una realidad tan complicada como el Centro Histórico de la Ciudad de México”.