P. Benito, el sacerdote de las periferias

  • El párroco de la iglesia de la Santa Cruz y Soledad ofrece a las personas en situación de calle todo lo necesario para dejar los vicios e incorporarse productivamente a la sociedad.

 

Abimael César Juárez

 

El pasado 9 de mayo, la Organización Saciando al Pobre A.C. llevó a cabo una feria de la salud en el atrio de la iglesia de la Santa Cruz y Soledad, ubicada en el número 16 de la calle Santa Escuela en el Centro Histórico. La finalidad fue brindar información sobre salud y autocuidado a personas vulnerables que habitan en esa zona del barrio de La Merced.

Al hablar sobre el evento, el P. Benito Torres Cervantes, fundador de la asociación, se mostró entusiasmado de ver cómo los esfuerzos de la organización han ido dando frutos, y confió en que la cultura del trabajo a favor del bien común siga creciendo en la Ciudad de México.

El sacerdote explicó que muchas de las personas que viven en situación de calle en esa zona es porque perdieron su trabajo y no tienen familia, la mayoría vienen de provincia, y al no conseguir o perder su empleo, los gastos cotidianos los sobrepasan. Los que se desesperan –dice– se refugian en las drogas o en el alcohol, mientras que las mujeres optan por dedicarse a la prostitución. Otros más se encuentran en esta situación porque salieron de la cárcel y no lograron reincorporarse a la sociedad debido a sus antecedentes, y para estas personas lo más fácil es vivir en la calle. También hay muchos adolescentes que desde pequeños, al ser abandonados por sus padres, viven en la indigencia.

Para ayudar a todas estas personas, el padre Benito Torres ofrece una serie de servicios con la finalidad de orientarlas para que salgan de su situación de vulnerabilidad: “Entre otras cosas, les ofrecemos retiros espirituales, pláticas de formación humana, ayuda psicológica y apoyo en su recuperación. Hasta el momento –dice– han sido cuatro las personas que han aceptado el auxilio para dejar la droga, el alcohol y la indigencia.

“Humildemente les he brindado todo lo que necesitan para que puedan salir adelante: desde ropa, orientación para el trámite de sus documentos personales y todo lo que les haga falta, porque hay algunos que ni siquiera saben cómo se llaman. Si las personas han logrado salir de la indigencia y vivir en proceso de recuperación, ha sido gracias a la ayuda espiritual que se les brinda a través de los retiros gratuitos. Algunos regresan a sus casas, otros buscan lugares para rehabilitarse”.

Para quienes necesitan regularizar su situación escolar –agregó– se cuenta con el programa del Instituto Nacional de Educación para los Adultos (INEA), del cual el mismo sacerdote es profesor; de esta manera pueden acabar su primaria o secundaria.

El P. Benito Torres refirió que tres personas en situación de calle le han solicitado el sacramento del Bautismo porque no lo tenían; también apoya a un grupo de Alcohólicos Anónimos compartiéndoles alimentos. “Cuatro de los internos de esta agrupación que fueron al último retiro se van a incorporar conmigo en la asociación para hacer servicio”, señala.

Explicó que son aproximadamente unas doscientas personas en situación de vulnerabilidad las que cada tercer día reciben comida caliente: personas de la tercera edad, en situación de calle y gente de escasos recursos.

“Con mucho esfuerzo acabamos de conformarnos como asociación para que esta gente pueda tener un plato de comida caliente. Nuestra labor la hacemos con la idea de que la gente sienta a Dios cerca de ellos; también para generarles confianza y amor, y para que si, en algún momento se ofrece y alguien quiere y está dispuesto a salir de la situación de calle, podamos ayudarle y orientarlo”.

Para finalizar, el P. Benito Torres Cervantes dijo que la mejor ayuda que se le puede brindar a él y a estas personas, es la oración; otra sería apoyar como voluntario por al menos un día a la semana. También solicitó la ayuda de profesionales como psicólogos, médicos, entre otros, para poder atender a quienes lo requieren.

“Y como siempre, la donación de alimentos para poder brindar este servicio, pero también si algún grupo quiere traer su comida y repartirla, lo aceptamos con mucho gusto, sólo tienen que avisarnos al siguiente número telefónico: (55) 5542- 1813 para podernos coordinar”.