Opinión: Pobres desgraciados

Guillermo Gazanini

Desde luego, hay muchas cosas que alabar y reconocer en medio de esta tragedia, pero también hay que denunciar la miseria y el oportunismo de esos que, al amparo de la redes, sea de forma anónima o sosteniéndolo sin fundamento alguno, se atreven a difundir calumnias y juicios sin autoridad.

El execrable texto que circula por WhatsApp contra el Arzobispo de México, y que he leído, es de la más baja calaña, por no usar otro calificativo más vulgar contra esos que ni vulgares son, sino miserables.

Y lo mismo lo sostengo contra esos con supuesta autoridad para decir qué debe hacer o no el Arzobispo, según su empequeñecida, burda y bruta capacidad de miras.

Miopes, fanáticos, soberbios y ridículos, amparándose en su condición de ser “supuestamente ciudadanos”. Ser “ciudadano” no da fuero para infamar y juzgar. ¡Pobres desgraciados!

Ver aclaración de la Arquidiócesis de México.

Ad