Mons. Felipe Tejeda ya descansa en la iglesia de San Felipe de Jesús

  • Sus cenizas fueron depositadas en una capilla del histórico templo ubicado en el corazón de la Ciudad de México.

 

Carlos Villa Roiz

Los restos mortales de Mons. Felipe Tejeda García, quien fuera obispo auxiliar de la Arquidiócesis de México por diez años, fueron depositados en el Templo Expiatorio de San Felipe de Jesús, que atienden los Misioneros del Espíritu Santo en el Centro Histórico, toda vez que él pertenecía a dicha congregación religiosa.

Mons. Tejeda falleció el pasado 9 de abril en el estado de Puebla, donde se llevaron a cabo las exequias y fue cremado. La urna con sus cenizas llegó este 12 de abril al templo expiatorio de la Ciudad de México, y fue colocada cerca del altar donde se celebró una Misa por su eterno descanso. La Eucaristía fue presidida por el padre Ricardo Páez, Superior de los Misioneros del Espíritu Santo en la Provincia de México, quien al iniciar la ceremonia religiosa dio gracias a Dios por la existencia, vocación y dedicado trabajo de Mons. Tejeda García.

Por otra parte, el Superior General de los Misioneros del Espíritu Santo, el padre Daniel Rivero, explicó en entrevista a Desde la fe que Mons. Felipe Tejeda se integró a la congregación a temprana edad, posiblemente a los 12 años, y que esto ocurrió de manera providencial, ya que en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, él había tomado un taxi para que lo llevara al Seminario de Tlaquepaque, pero el chofer se equivocó y lo llevó con los Misioneros del Espíritu Santo.

“Fue un hermano siempre muy dispuesto en participar en todo lo relacionado con la congregación y en los servicios que se le encomendaban. Estando ya en la Ciudad de México, trabajó varios años en la parroquia de Mexicalcingo, desde donde fue llamado al servicio episcopal. Aun como obispo auxiliar, siempre tuvo una relación muy estrecha y fraternal con nosotros”, dijo.

Durante la ceremonia religiosa estuvieron concelebrando varios religiosos Misioneros del Espíritu Santo, y el templo lució abarrotado de fieles, quienes acudieron para darle el último adiós a quien fuera “un obispo ejemplar” en la Arquidiócesis de México, según muchos de ellos declararon a este semanario.

Mons. Felipe Tejeda nació el 21 de enero de 1935, es decir, pocos años antes de que falleciera la venerable Conchita Armida y el venerable padre Félix de Jesús Rougier, los fundadores de esta congregación, y quienes están en proceso de beatificación.

Cabe recordar que en este mismo templo reposan los restos mortales del padre Félix de Jesús Rougier, y de otros destacados integrantes, algunos de los cuales también están en proceso de beatificación en la fase romana.