La Iglesia en Guatemala clama ayuda tras la erupción del Volcán de Fuego

  • “¡Que no quede a mitad del camino ni en lo inmediato la atención a tantos miles y miles de afectados”, pide el obispo de la Diócesis de Escuintla.
Vida Nueva Digital
Se calcula por lo menos 1.7 millones de personas damnificadas por la erupción del Volcán de Fuego en Guatemala, y según la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres en ese país, la catástrofe ha cobrado hasta el momento la vida de 25 personas, y decenas se encuentran heridas.
Ante esta situación, la Iglesia católica en Guatemala ha activado sus protocolos de ayuda, por lo que a través de la Pastoral Social y Cáritas de Escuintla, ha comenzado a organizar albergues y la solicitud de ayuda humanitaria para la atención de la emergencia.
El obispo de Escuintla, monseñor Víctor Hugo Palma Paul, informó este lunes que la región afectada en su diócesis es una zona densamente pobladas por agricultores y propietarios de pequeños terrenos, así como por productores de café, vegetales y frutas.
Para Palma Paul, la misma densidad poblacional fue un factor que ha aumentado la gravedad de la catástrofe, pues muchos de los pobladores prácticamente quedaron aislados de apoyo y afectados en su forma de trabajo y de vida.
La Diócesis de Escuintla dijo que el comportamiento del volcán aún es incierto, por lo que hizo un llamado a las autoridades gubernamentales locales y nacionales a continuar con la atención a las víctimas: “¡Que no quede a mitad del camino ni en lo inmediato la atención a tantos miles y miles de afectados en Escuintla, Chimaltenango y Sacatepéquez!”.
Iglesia en acción
También explicó que desde la Pastoral Social y la acción caritativa católica diocesana se han tomado acciones, pues se percibe que la emergencia será prolongada debido a la pérdida de terrenos y casas.
Entre otras cosas –apuntó–  se han establecido tres centros de albergue en templos para quienes han perdido sus casa y propiedades, uno de ellos es la propia catedral diocesana. Además se abrieron centro de acopio especialmente para medicinas, ropa y víveres, sobre todo de agua potable. Adicionalmente, el obispo ha pedido que todas las parroquias de Escuintla se conviertan en centros de acopio para apoyar a la Cáritas Diocesana.
Para las donaciones en efectivo y recepción de recibos autorizados, la diócesis dejó en claro que sólo se harán en Banco Industrial / c. Monetaria 043-001266-6, a nombre de la Diócesis de Escuintla, y se hará una colecta especial el domingo 10 de junio en todas las parroquias diocesanas, en las cuales también se celebrarán misas por las víctimas mortales y demás afectados.
“Ante las lamentables pérdidas de vidas humanas, ante los muchos heridos y miles de afectados por la más reciente erupción del Volcán de Fuego, tanto hacia Escuintla como hacia otros departamentos, presentamos a las familias y personas afectadas nuestro sentimiento de cercanía y solidaridad, iluminados por la Fe en el Dios de Jesucristo: Dios de vida y no de muerte, de paz y no de destrucción, siempre dispuesto a socorrer a sus hijos mediante el compromiso de los creyentes en el Evangelio de la Vida”, concluye el texto.