La Encíclica Humanae Vitae sigue vigente: Mons. Alberto Bochatey, Obispo auxiliar de La Plata, Argentina

Carlos Villa Roiz

Con motivo de los próximos 50 años de la Encíclica Humanae Vitae del Papa Paulo VI, la Universidad Pontificia de México realizó un congreso con personalidades internacionales para analizar la vigencia y utilidad de este documento pontificio.

El Obispo Auxiliar de La Plata, Argentina, uno de los ponentes, señaló: “Sigue muy vigente, obviamente con un magisterio que se desarrolla y va avanzando. No olvidemos que en Amores Laetitia, una Exhortación Apostólica que es producto de dos sínodos, sobre la familia, en el número 222, los padres sinodales y el Papa Francisco citan explícitamente la Encíclica Humanae Vitae y dice debemos rescatarla, recordando algunos puntos fundamentales de este documento que fue profético sobre el matrimonio y la familia.”

Explicó: “Muchas de las cosas que preveía Paulo VI se han cumplido totalmente, por ejemplo, al referirse a la banalización de la sexualidad que iba a crear una catarata de violencia sexual, de trata y desprecio de la mujer, desprecio del cuerpo, cosas que hoy vemos constantemente. Lo mismo con respecto a los hijos. El Papa clara y científicamente decía, por ejemplo, que hay períodos infértiles en la mujer y esos períodos se deben aprovechar para la elección de una paternidad responsable. O sea que lejos de ser una Encíclica anticientífica puso las bases antropológicas, y las bases éticas de la ciencia y de la investigación.”

Mons. Bochatey habló de la paternidad responsable y dijo que se necesita de un padre y una madre que en común acuerdo traen una vida al mundo, y lamentó que hoy, por ejemplo, haya actrices de Estados Unidos que alquilan un vientre porque no quieren perder su figura y se hace todo un comercio sobre el nacimiento de los niños.

Al preguntarle sobre el listado de nuevos derechos humanos, respondió: “Lo que no se puede hacer es que por tratar de poner nuevos derechos humanos, de algunos delitos hagamos derechos. Eso es un absurdo. El crimen, por ejemplo; hay quien piensa que matar a ciertas personas no es delito, a otras no. Matar es matar y no se debe matar a nadie. Debemos estar muy atentos en estos nuevos derechos de no caer en cosas muy antiguas de modo que para solucionar un problema se tenga que matar a alguien. Seguir pensando en leyes que permitan matar seres humanos, inocente es medieval.”

Al referirse a que hay quienes justifican el aborto con la falsa tesis de que con el crimen se les evita sufrir, señaló: “Nadie quiere traer a una persona al mundo para que sufra, lo que hay que preguntar es quien hace sufrir a los niños: los padres que dan la vida por ellos o los políticos, la corrupción, la falta de trabajo, el narcotráfico. Esos son los problemas que hay que solucionar. Hay que tener en claro que si tenemos problemas sociales, problemas de pobreza, hay que acabar con esos problemas y no con las personas.”

Finalmente, el Obispo de La Plata se refirió a la mala distribución de la riqueza y la alimentación mundial: “Hoy cual es el problema demográfico: que no hay hijos; Europa se está muriendo porque las parejas no tienen hijos, lo mismo ocurre en algunos países de América Latina. Además los alimentos hoy se han multiplicado exponencialmente. Argentina, por ejemplo, produce cereales y granos para alimentar a más d 800 millones de personas y somos 40 millones de argentinos. Al mundo no le falta alimento le falta justicia”.