Informe general del estado de la Arquidiócesis de México

El 6 de junio de 2017, el Cardenal Norberto Rivera Carrera presentó su renuncia al cargo de Arzobispo Primado de México de conformidad con el canon 401 del Código de Derecho Canónico. Dicha renuncia fue aceptada por el Santo Padre, el 7 de diciembre de 2017. De acuerdo con los cánones de la misma Ley de la Iglesia universal, Norberto Rivera Carrera fue designado Administrador Apostólico con responsabilidades específicas mientras se da la sucesión al cargo que no deberá ser mayor a dos meses.

En este sentido, y para abonar al proceso de entrega y recepción al Arzobispo electo, el Administrador Apostólico presenta un Informe general del estado que guarda la Arquidiócesis Primada de México. De acuerdo legislación canónica, el sistema administrativo y pastoral arquidiocesanos están  estructurados obedeciendo, de igual forma,  a los criterios emanados del Segundo Sínodo Arquidiocesano y de las disposiciones normativas emitidas durante el gobierno pastoral del Cardenal Norberto Rivera Carrera para conformar los órganos mínimos necesarios en orden al objetivo de la Evangelización  teniendo en cuenta la Salvación de las almas que debe ser la Ley suprema de toda la Iglesia.

Así se ofrece el panorama de Instancias consultivas, Vicarías, administrativas, generales, territoriales y comisiones que les conforman como organismos que desarrollan las actividades de pastoral, además de entidades que tienen una particular conformación por su naturaleza y objetivos propios como son los Seminarios para la formación de los futuros sacerdotes, Catedral metropolitana, Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe, la Universidad Lumen Gentium y la Universidad Pontificia de México, entre otros.

Conforme a lo anterior, el documento otorga los elementos que ayudarán al próximo Arzobispo Primado de México y que sirven de igual forma a todos los fieles en el desarrollo orgánico y pastoral de este Arzobispado de poco más de 8 millones de fieles católicos.

 

Contenido general

El Informe divide por Vicarías generales los resultados objetivos y labores concretas de cada organismo de la curia arquidiocesana en los siguientes apartados:

1.- Instancias consultivas.

2.- Vicaría General Administrativa.

3.- Vicaría Judicial.

4.- Vicaría General de Agentes de Pastoral.

5.- Vicaría General de Áreas de Pastoral.

6.- Vicaría Episcopal para los Laicos

7.- Vicaría Episcopal para la Vida Consagrada.

8.- Vicarios General y territoriales

9.- Otros.

10.- Anexo. Que contiene el estado de la Iglesia en Misión Permanente con los antecedentes inmediatos del II Sínodo diocesano, las razones y las grandes etapas del proceso pastoral diocesano, sus respectivas acciones y subsidios divididos en las siete etapas del proceso pastoral y misionero de la Arquidiócesis hasta 2017.

 

Aspectos destacados del Informe

Algunos aspectos que destacan como resultado de la Información que se entregará al próximo Arzobispo Primado de México tienen que ver con la organización administrativa del conjunto de vicarías de la curia arquidiocesana. Los datos ofrecen algunos aspectos de la situación patrimonial y económica general además de los programas de salud y de seguridad social para los sacerdotes del Arzobispado de México y Ocho vicarías territoriales.

Se percibe el fortalecimiento de áreas específicas vinculadas a los archivos e historia del Arzobispado además de lo relativo a la Comunicación Social en los ámbitos de su competencia. En cuanto a la estadística, en la Arquidiócesis de México existen 467 parroquias constituidas a enero de 2017. Prestan su labor sacerdotal 2 mil 67 presbíteros (651 de la Arquidiócesis, 167 no incardinados que pertenecen a otras diócesis y 1059 sacerdotes religiosos, es decir, que pertenecen a Institutos o Sociedad de Vida Apostólica). También hay 190 diáconos permanentes.

El despliegue importante de la pastoral arquidiocesana se muestra en la Vicaría constituida al respecto. Los detalles se entrevén en el amplio abanico de comisiones divididas en tres secretariados: De Pastoral Profética, de Pastoral Litúrgica y de Pastoral Social todos con proyectos comunes en bien de la Evangelización. De estas labores destacan:

·      Formación de equipos de pastoral bíblica;

·      Proyectos de catequesis con niños, adultos y de personas discapacitadas;

·      Formación y animación misionera,

·      Atención a maestros y docentes,

·      Ecumenismo y el diálogo interreligioso,

·      Actividades litúrgicas y el fortalecimiento de la parroquia como lugar de encuentro;

·      Cuidado de los bienes culturales de la Iglesia y el arte litúrgico;

·      El impulso a la religiosidad popular como riqueza y don de Dios;

·      Obras sociales para atender a personas en estado de emergencia;

·      Protección de ancianos, de mujeres en situación de violencia;

·      Cuidado pastoral de las personas migrantes;

·      Comedores comunitarios para pobres y,

·      Banco de alimentos fundado por Cáritas Arquidiócesis de México en la central de abastos.

A lo anterior hay que sumar la atención a reos de los reclusorios y penitenciarias de la Ciudad de México a través del trabajo de la Comisión de pastoral penitenciaria o bien el acompañamiento que los órganos arquidiocesanos realizan en favor de los migrantes.

En este sentido, y por tratarse de un asunto especialmente sensible, el trabajo en bien de las personas desplazadas de sus lugares de origen es complementado con la entrega de recursos de primera necesidad y de cuidado en las estaciones del Instituto Nacional de Migración.

De capital importancia es el resumen de actividades aportado por los obispos auxiliares en sus respectivos territorios vicariales. Se ha procurado integrar la información general relativa a las actividades, ejes transversales, manejo de recursos económicos, retos además del número de templos, decanatos, de fieles, sacerdotes y diáconos sirviendo en cada Vicaría territorial y las problemáticas que enfrenta la población.

Debe destacarse el apartado relativo al estado del Recinto Guadalupano conformado por Basílica, Templo Expiatorio, Parroquia de Capuchinas, iglesia del Pocito, Parroquia de indios, iglesia del Cerrito, Plaza Mariana, la zona del fideicomiso y el santuario de san Juan Diego en Av. de los Insurgentes y Montevideo. Es de llamar la atención que, sobre la situación jurídica de la Plaza Mariana, el informe destaca una situación “totalmente regularizada ante las dependencias de la Ciudad de México”.

Conclusión

La Iglesia de la Arquidiócesis de México cuenta con las estructuras y el servicio pastoral que se han constituido obedeciendo a los criterios sinodales. El Informe sobre el estado general de esta Iglesia particular, después del gobierno del cardenal Norberto Rivera Carrera, es un ejercicio responsable y ético que da cuenta del comportamiento orgánico y de actividades de Evangelización a través de órganos  sólidos y especializados.

En toda transición hay particularidades que, por criterios de protección de datos y de información reservada, no son publicables; sin embargo, este documento realiza una evaluación objetiva otorgada directamente por los responsables de cada área de pastoral del Arzobispado de México.

Algunos aspectos tendrán que ser modificados y reformados acorde a las necesidades pastorales de esta Iglesia particular y conforme a las nuevas exigencias de la Evangelización; sin embargo, el Informe plasma los aspectos de gobierno y de la figura del Obispo como lo predica la Iglesia, considerando no sólo a la persona sino las funciones que realiza, en los poderes que le confía y le constituyen: Como testigo y maestro de fe, apóstol, misionero, predicador de la Palabra de Dios, mensajero del Evangelio, maestro, dispensador de los sacramentos y profeta. Como cabeza del Pueblo cristiano a la manera de Cristo que se resume en estas palabras: Para ser padre y pastor en íntima relación con sus más estrechos colaboradores, el presbiterio que le ha sido confiado.

Descargue aquí el Informe Ejecutivo del Cardenal Norberto Rivera Carrera: IFORME EJECUTIVO

Ad