Frente a la emergencia, ponen dispensario y hospitales arquidiocesanos al servicio de la ciudadanía

  • Voluntarios de la carrera de Medicina de universidades católicas brindan atención estos centros, principalmente de la Universidad Anáhuac Norte y Sur.

 

Vladimir Alcántara

En atención a la constante petición del Card. Norberto Rivera Carrera de brinda apoyo ante cualquier eventualidad o emergencia –como la que dejó el pasado terremoto–, el P. Pedro Velázquez, Director de la Comisión de la Pastoral de la Salud de la Curia Arquidiocesana, ha hecho del conocimiento de la ciudadanía que quien necesite servicios médicos puede hacer uso de los dispensarios u hospitales católicos con que cuenta la Arquidiócesis de México, que ante la situación actual brindarán servicios médicos aún si no se cubre la cuota de recuperación; sólo se pide que quien pueda dar un apoyo, lo haga, para poder seguir ayudando a otras personas que lo requieran.

Refirió que varias personas ya han estado aprovechando estos servicios, que brindan, entre otros, voluntarios de universidades católicas, sobre todo de la Anáhuac Norte y Sur. “En los primeros momentos han llegado personas cortadas por vidrios desprendidos, o con traumatismos de diversos tipos; se han atendido fracturas, contusiones, esas son las cosas que normalmente se atiende cuando ocurre una emergencia. También se suministran medicamentos a personas que sufren descontrol en cuanto a problemas crónico degenerativos, como diabetes, hipertensión, o bien crisis nerviosas”.

Asimismo, el P. Pedro Velázquez hizo un llamado a las personas de buena voluntad a donar a los dispensarios materiales de curación, como vendas, soluciones para aseos, productos Benzal, merthiolate, gasas o medicamentes en buenas condiciones, que no estén usado o caducados.

Finalmente, pidió a los ciudadanos no perder jamás la fe, y ver este tipo de catástrofes naturales como una oportunidad que el señor nos da para que, como hermanos, nos apoyemos unos a otros y compartamos nuestros dones en beneficio de toda la comunidad, independientemente del credo, manera de pensar o cualquier otra particularidad. “Deseo que lo ocurrido esta vez resulte en un aprendizaje, que tomemos en serio las cosas que se nos indican, por pequeñas que parezcan, como preparar en casa un plan de contingencia familiar, o no jugar con los simulacros; quienes construyen edificios que lo hagan con responsabilidad, bajo las normas indicadas, sin trampas, para no ser partícipes del mal”, finalizó.

Para descargar la lista de dispensarios médicos y hospitales católicos en los que la ciudadanía se puede apoyar, haga clic aquí: Dispensarios y clínicas católicas