Fallece don Gustavo de la Serna, gran benefactor del clero mexicano

DLF Redacción

El pasado 27 de julio, falleció Don Gustavo de la Serna, un hombre de Iglesia, al que se le debe en parte la formación especializada en el extranjero de muchos sacerdotes mexicanos, gracias a su ingenio e incansable esfuerzo en favor de la Iglesia de Jesucristo.

Don Gustavo nació en una ranchería conocida como “El Tanque”, en el municipio de Calvillo, Aguascalientes, el 9 de septiembre de 1926. Sus padres fueron Cipriano de la Serna Raygoza y María Dolores Valdivia Saucedo. Fue el tercero de ocho hermanos.

A los 16 años emigró a la Ciudad de México, a vivir con su hermano José, quien estudiaba Medicina. Al terminar sus estudios de bachillerato ingresó al Banco de Comercio, y posteriormente a La Consolidada. Continuó sus estudios en la Escuela Bancaria y Comercial, de la que obtuvo el título de Contador Privado. Después ingresó a la Facultad de Contaduría de la UNAM, al tiempo que fue contratado como ayudante en el prestigiado despacho de contadores Price Waterhouse, en donde hizo una brillante carrera. Como tenía que trabajar y estudiar al mismo tiempo, tomaba algunas materias por la mañana, trabajaba todo el día, y nuevamente, por la noche, cursaba otras materias.

Don Gustavo fue parte de un grupo de 15 distinguidos egresados de la UNAM que formaron el Centro de Estudios Contables, A.C. (CEC), entre ellos varios miembros del patronato de FRATERNA, como Héctor M. de Uriarte, Fernando Vilchis, Sergio M. de Uriarte, Guillermo Gómez Aguado+, Emilio Madriga+, entre otros.

Durante su brillante carrera en Price Waterhouse, tuvo una vasta práctica profesional, tanto en empresas ubicadas en México como en el extranjero. En 1957 fue contratado por American Home Products para ocupar la Dirección General de Ekco en México (hoy en día La Vasconia). En 1970 ingresó como Presidente de IBM de México, siendo el primer ejecutivo mexicano en ocupar ese puesto. Más adelante, en 1976 Don Antonio Ariza lo invitó a colaborar como Director General de Casa Pedro Domecq México, compañía líder en la industria de vinos y destilados. Con Don Antonio forjó una gran amistad y liderazgo en la industria.

En 1986, monseñor Emilio Berlie Belaunzarán, entonces Obispo de Tijuana, hizo contacto con Don Antonio Ariza para solicitarle ayuda para el Pontificio Colegio Mexicano de Roma. A este colegio van sacerdotes diocesanos mexicanos para realizar estudios de postgrado en diversas universidades de Roma. Siendo monseñor Berlie y Don Gustavo ambos de Aguascalientes, este último entusiasmó a Don Antonio en el proyecto, y de inmediato involucró a sus amigos del CEC Se convocó a una reunión en el Club de Industriales de la Ciudad de México a la que asistieron los miembros del CEC junto con Mons. Berlie, y de allí surgió la idea de hacer una asociación civil, que fue denominada Fomento y Desarrollo Humano, A.C. para iniciar acciones de recaudación de fondos.

Don Gustavo fue el primer Presidente de dicha asociación, y lo primero que logró fue reunir lo suficiente para comprar 50 pasajes de avión a fin de ayudar a igual número de sacerdotes que viajaban ese año al Pontificio Colegio Mexicano en Roma para sus estudios de postgrado. Cabe señalar que el 12 de octubre de 2017, el Pontificio Colegio Mexicano en Roma cumplió su 50 aniversario, continuando con su misión de albergar a sacerdotes diocesanos mexicanos. Durante este tiempo, Fraterna ha apoyado a más de 1,700 sacerdotes con su boleto de avión.

En 1995, por diversas modificaciones fiscales, la asociación civil desapareció, para convertirse en institución de asistencia privada. Don Gustavo propuso cambiar el nombre y, desde entonces, la institución se llama FRATERNA, I.A.P. con lo cual está capacitada para entregar donativos deducibles y tener la seguridad de la transparencia de la institución.

A partir de esa fecha se incrementaron los esfuerzos de recaudación. En 2004 se empezó a dar algunas ayudas económicas parciales, y a partir de 2013 han sido ayudas económicas totales para solventar los gastos de viáticos, manutención y de estudios de los sacerdotes. A la fecha, se han otorgado más de 200 apoyos económicos con la ayuda de muchos benefactores, y se continúa financiando los boletos de avión de los 40 o 50 sacerdotes que vuelan cada año a la Ciudad Eterna. Este año se están otorgando más de 30 ayudas económicas, que representan apoyos completos por un monto anual  de €400,000.00.

La semilla que sembró Don Gustavo ha fructificado con creces gracias a su visión original, a la ayuda del actual Arzobispo Emérito de Yucatán, Don Emilio C. Berlie Belaunzarán, y a la participación de los miembros del Patronato de FRATERNA, quienes sucesivamente han asumido la Presidencia. Cada uno ha sembrado y cosechado. Actualmente la Presidente, Fabiola Ampudia Marín, le ha dado un fuerte impulso gracias a la incorporación de nuevos y comprometidos donantes.


Gracias querido Gustavo por habernos invitado a participar contigo en ésta magna obra y gracias más, por la entrañable amistad que compartiste con nosotros. Que Dios Nuestro Señor te guarde en Su Gloria.
FRATERNA

El próximo 21 de agosto viajarán a la ciudad de Roma 41 sacerdotes, entre ellos el padre Luis Alfredo Millán Ocampo, de la Diócesis de Cuernavaca, quien ha sido designado como nuevo rector del Pontificio Colegio Mexicano para el trienio 2018-2021.