Este fue el primer Papa que visitó Chile y Perú antes de Francisco

ACI Prensa

A casi una semana del viaje apostólico del Papa Francisco a Chile y Perú, revivimos la peregrinación de San Juan Pablo II a ambos países.

El Papa polaco fue el único Pontífice que ha estado en ambas naciones. Visitó Chile en 1987 y Perú en 1985 y 1988.

Chile

San Juan Pablo II estuvo en Chile del 1 al 6 de abril de 1987 en el marco de una gira que comprendió también Uruguay y Argentina, y que se realizó del 31 de marzo al 21 de abril.

El 1 de abril fue recibido en el Aeropuerto Internacional Comodoro Arturo Merino Benítez por el presidente Augusto Pinochet y partió a la Catedral Metropolitana de Santiago para rezar las Vísperas junto con el clero. Desde el Cerro San Cristóbal impartió su bendición para todo el país.

Al día siguiente estuvo en el barrio La Bandera, uno de los más pobres de Santiago; se reunió con los obispos, celebró una Misa para las familias en Valparaíso, y en la noche tuvo un encuentro con los jóvenes en el Estadio Nacional de Santiago.

Les dijo “no te dejes seducir por la violencia y las mil razones que aparentan justificarla. Se equivoca el que dice que pasando por ella se logrará la justicia y la paz.. Joven, levántate, ten fe en la paz, tarea ardua, tarea de todos. No caigas en la apatía frente a lo que parece imposible. En ti se agitan las semillas de la vida para el Chile del mañana”.

El 3 de abril beatificó a Sor Teresa de los Andes en el Parque O´Higgins, en Santiago. En el Santuario Nacional de Maipú consagró el país a la Virgen del Carmen y visitó la Pontificia Universidad Católica de Chile, gesto que repetirá el Papa Francisco.

El 4 de abril celebró Misas en las ciudades de Punta Arenas, en la zona austral de Chile, y de Puerto Montt. Al día siguiente estuvo en Concepción y Coquimbo y se encontró con los indígenas en Temuco, visita que también hará el Papa Francisco.

San Juan Pablo II concluyó su viaje apostólico a Chile el 6 de abril con una Eucaristía en la ciudad norteña de Antofagasta. Antes de partir, expresó su deseo de que el “recuerdo de mi peregrinación apostólica, sea un llamado a la esperanza, una invitación a mirar hacia lo alto, un estímulo para la paz y la convivencia fraterna”.

Perú

Del 26 de enero al 5 de febrero de 1985 el Papa Peregrino estuvo en Venezuela, Ecuador, Perú y Trinidad y Tobago. Luego de ser recibido por el presidente Fernando Belaunde Terry el 1 de febrero, San Juan Pablo celebró una Misa en la Plaza de Armas de Lima.

Al día siguiente beatificó en la ciudad de Arequipa a la religiosa dominica Sor Ana de los Ángeles, presidió en Lima una Eucaristía para los jóvenes en el Hipódromo de Monterrico y tuvo un encuentro con los obispos.

El 3 de febrero se dirigió a Cuzco, donde celebró una Liturgia de la Palabra, y después fue a Ayacucho para dar un mensaje de consuelo a la población que en ese entonces sufría por los ataques del grupo terrorista Sendero Luminoso.

“Quiero ahora dirigir mi palabra apremiante a los hombres que han puesto su confianza en la lucha armada; a aquellos que se han dejado engañar por falsas ideologías, hasta pensar que el terror y la agresividad, al exacerbar las ya lamentables tensiones sociales y forzar una confrontación suprema, pueden llevar a un mundo mejor”, expresó el Pontífice.

“¡La lógica despiadada de la violencia no conduce a nada! Ningún bien se obtiene contribuyendo a aumentarla. Si vuestro objetivo es un Perú más justo y fraterno, buscad los caminos del diálogo y no los de la violencia”, agregó.

Luego regresó a Lima donde presidió una Misa para las familias y se encontró con el cuerpo diplomático. El 4 de febrero estuvo en Piura y celebró una Misa en Trujillo. En esta ciudad el Papa Francisco también presidirá una Eucaristía.

El 5 de febrero, su último día en Perú, dio un mensaje de ánimo a los habitantes del distrito limeño de Villa el Salvador, uno de los más pobres de la ciudad; y viajó a Iquitos para encontrarse con los indígenas.

La segunda visita de San Juan Pablo II a Perú fue en 1988 en el marco del 5° Congreso Eucarístico y Mariano de los países bolivarianos. El 14 de mayo, día de su llegada, consagró el país a Nuestra Señora de la Evangelización.

El 15 de mayo se encontró con las religiosas, los obispos, con el mundo de la cultura y la empresa, y dio un mensaje radio-televisivo a los internos de las cárceles peruanas.

Además, celebró la Misa de clausura del 5° Congreso Eucarístico y Mariano de los países bolivarianos. Antes partir a Paraguay para proseguir su gira por Sudamérica, San Juan Pablo II deseó de que el terrorismo en el país llegue a su fin.

“Queridos amigos del Perú: Sabed que el Papa os ama, que comparte vuestras angustias y esperanzas, que reza por vosotros y os bendice con esa bendición que tanto imploráis y tanto pedís, y que yo, antes de marchar os imparto de corazón”, manifestó.

 

Ad