En Veracruz ganó el voto Pro-Vida; Morena, PRI y Tribunal intentan villanada para anular los resultados

• El Presidente de +Vida+Familia acusa que Veracruz es el estado de las paradojas, de un gobierno que ‘ama’ a los animales, odia a la vida humana y está a favor de la muerte en el vientre materno.

Vladimir Alcántara

Este 3 de octubre, la asociación veracruzana +Vida+Familia A.C. emitió un comunicado en el que, a nombre de las 80 organizaciones que integran el Consejo de esta agrupación Pro-Vida, piden la desaparición del Tribunal Superior de Justicia local (TSJ), presidido por Edel Álvarez Peña, quien –como él mismo ha dicho–, tiene la virtud de ser amigo del gobernador Yunes Linares, y en reiteradas ocasiones ha intervenido en asuntos propios del Poder Legislativo, intentando favorecer los mal llamados “matrimonios igualitarios” y la práctica del aborto.

En dicho comunicado, Arturo Segovia Flores, Presidente de +Vida+Familia A.C. acusó que Ediel Álvarez Peña ha determinado aliarse a los partidos Morena, PRI y a la agrupación mixta Juntos por Veracruz, para intentar echar abajo el voto a favor de la vida que el pasado 28 de septiembre se obtuvo en el Congreso al rechazar una iniciativa de reforma al Código Penal que pretendía ampliar el número de semanas de embarazo y las causales no punibles para poder ejercer la práctica del aborto.

Al no quedar conformes con la decisión mayoritaria del Congreso –aseguró–, los diputados de dichos partidos políticos interpusieron un “juicio de protección de derechos humanos” en la Sala Constitucional del TSJ, con la finalidad de que los magistrados determinen como ilegal la sesión del 28 de septiembre en que se votó a favor de la vida de los niños por nacer”.

Señaló que la defensa de la iniciativa a favor de la muerte en el vientre materno, realizada por la diputada de Morena, Tanya Carola Viveros Cházaro, se centró en descalificar el Artículo 4º Constitucional, asegurando que la votación a favor de la vida contraviene los estándares internacionales y constitucionales en materia de derechos humanos. Sin embargo –explicó–, además de que en el Congreso no se puede hablar de estándares, sino de leyes internacionales, no existe un sólo tratado internacional que considere el aborto como un derecho humano”.

Segovia Flores añadió que la misma diputada utilizó como argumento la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, “un tratado internacional sobre derechos humanos que en ninguna parte habla del aborto o de la mal llamada Interrupción Legal del Embarazo (ILE). Previo a esta sesión del 28 de septiembre, 23 diputados, pertenecientes al PRI, Morena y Juntos por Veracruz, advirtieron que no asistirían por no estar de acuerdo en una decisión que “violentaría la voluntad popular”; de manera que, de los 27 diputados que participaron, 24 votaron a favor, dos se abstuvieron y uno votó en contra de la defensa de la vida en el vientre materno.

Sin embargo –señala Arturo Segovia en el comunicado–, ahora se ha aliado el Presidente del TSJ con los partidos pro-muerte para intentar echar abajo los resultados de esa sesión. En este sentido, +Vida+Familia A.C. asegura que este es apenas el segundo caso que atenderá la Sala Constitucional en los 10 meses de este año, una sala que es atendida por tres magistrados, cada uno con dos proyectistas, un secretario y un secretario de acuerdos, sin contar a los actuarios, analistas, secretarias, auxiliares, choferes y demás, plantilla que cuesta a la población más de 9 millones 500 mil pesos anuales; eso para mantener a un magistrado que es leal al gobernador y no al pueblo, así como a otros dos junto con sus equipos, y todo para que atiendan en promedio 2.4 casos al año; razón por la que se pide inmediatamente la desaparición de esta “costosa y poco útil Sala Constitucional”.

En entrevista para Desde la fe, Arturo Segovia Flores, señaló que Yunes Linares, “quien venía bailando al ritmo que le tocara el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong”, propuso en su Plan Veracruzano de Desarrollo una modificación al Código Penal para permitir el aborto libre en el estado, a fin de garantizar supuestamente la erradicación de la violencia contra las mujeres, pues efectivamente las mujeres en Veracruz sufren violencia; “sin embargo, se trata de un tipo de violencia que el gobierno ni siquiera ha intentado atender: los numerosos feminicidios, los homicidios dolosos contra mujeres y niñas, los casos de violencia intrafamiliar, los de violencia sexual, la desaparición de mujeres, los casos de lenocinio y la trata de personas. Nada más en lo que va de este año, los medios de comunicación publican arriba de 100 mujeres y 50 niñas desaparecidas, cifras que se suman a los más de 55 feminicidios”.

Asegura que el gobierno de Veracruz no hace nada por detener la verdadera violencia contra las mujeres; “paradójicamente los que sí viven seguros, con presupuesto suficiente, fiscales especiales, tecnología y personal profesional, son los animales; de hecho, las altas condenas penales que existen en la ley para quienes agredan a ‘personas no humanas’, como llaman a los animales, se comparan de manera “insultativa” con las estipuladas para quienes asesinen a mujeres; es decir, tenemos un gobierno que ‘ama’ a los animales, pero odia a la vida humana y está a favor de la muerte en el vientre materno. ¡No cabe duda, somos el estado de las paradojas!”.

 

Ad