El Patriarca de la Iglesia Ortodoxa de Antioquía entroniza a Mons. Ignacio Samaán como nuevo arzobispo Metropolitano

Carlos Villa Roiz

El Patriarca de la Iglesia Ortodoxa de Antioquía, Su Beatitud Juan X, presidió  la ceremonia de entronización de Mons.Ignacio Samaán como nuevo Arzobispo Metropolitano para México, Venezuela, Centro América y el Caribe, que tuvo lugar en la Iglesia de San Jorge, en la colonia Roma de la Ciudad de México.

Durante su mensaje, el Patriarca Juan X recordó con especial afecto al Arzobispo Antonio Chedraoui, quien falleció el pasado mes de junio, y recordó que fue un pastor que estuvo al cuidado de tres generaciones de emigrantes de Líbano y Siria y de sus descendientes, que han decido conservar su fe y los rasgos fundamentales de su cultura religiosa.

Su Beatitud Juan X también celebró la decisión del Sínodo de la Iglesia Ortodoxa que designó como Arzobispo para México Mons.Ignacio Samaán a quien consideró como un hombre digno, y también dio mensajes a favor de la paz y la convivencia armónica y pacífica.

Acompañado de Arzobispos, Obispos, Archimandritas y padres de varias iglesias orientales con presencia en México, el nuevo Arzobispo de la Iglesia Ortodoxa de Antioquía para México, Mons.Ignacio Samaán manifestó su agradecimiento a los representantes de cada una de ellas, y en especial se refirió al Cardenal Norberto Rivera Carrera, Arzobispo Primado de México, con quien convivió en privado distintos momentos antes y después de la ceremonia de Acción de Gracias.

En su discurso, el Arzobispo Samaán dijo que se siente comprometido con la decisión del Sínodo que lo eligió; destacó la vocación, entrega y a veces sacrificios personales de los padres de la Iglesia Ortodoxa que radican en Venezuela; los continuos viajes de isla a isla que realizan los padres que atienden a los fieles del Caribe; también se refirió a la Iglesia en Honduras  y Guatemala, y la firmeza en su fe de los fieles que radican en México.

Mons. Samaán dejó en claro su disposición para mantenerse cercano e involucrado en la comunidad de fieles ortodoxos,  y afirmó que la brújula de todo sacerdote debe ser el deseo de servicio. También se refirió a la persecución religiosa que enfrentan los cristianos en su natal Siria y los secuestros y asesinatos que han enfrentado en Oriente Medio.

Entre los asistentes a la ceremonia religiosa estuvieron Humberto Roque Villanueva, Subsecretario de Población, Migración y Asuntos Religiosos de SEGOB; el obispo de la Iglesia Maronita Georges Saad; el obispo Alejo Pacheco –vera, de la Iglesia Ortodoxa en América, OCA; numerosos sacerdotes y destacados integrantes de la comunidad libanesa en México.

Ad