El Papa Francisco se reúne varias veces al mes con víctimas de abusos

ACI Prensa

 

El Director de la Sala de Prensa del Vaticano, Greg Burke, confirmó que el Papa Francisco mantiene todos los meses reuniones con víctimas de abusos sexuales.

“En respuesta a las preguntas de los periodistas, puedo confirmar que, varias veces al mes, el Santo Padre se reúne con víctimas de abusos sexuales, ya sea de forma individual o en grupos. El Papa Francisco escucha a las víctimas y trata de ayudarles a sanar las graves heridas causadas por los abusos sufridos. Las reuniones se desenvuelven en la máxima privacidad, en el respeto a las víctimas por sus sufrimientos”, fue el comunicado firmado por el Director de la Sala de Prensa.

De esta manera, confirma la información publicada por La Civilità Cattolica en la que se transcribe el contenido de los diálogos que mantuvo el Santo Padre con miembros de la Compañía de Jesús durante su viaje apostólico a Chile y Perú.

Según recoge esta publicación jesuita, el Pontífice dijo que “los viernes me encuentro habitualmente con algunos de ellos”. El Papa aseguró que el escándalo de los abusos sexuales por parte del clero “es la desolación más grande que sufre la Iglesia”.

“Esto te lleva a la vergüenza –lamentó–, pero es necesario también recordar que la vergüenza es una gracia muy ignaciana”. “Por lo tanto, aceptémosla como una gracia y avergoncémonos profundamente. Debemos amar una Iglesia con heridas. Con muchas heridas…”.

Francisco señaló que no se puede relativizar ese escándalo: “A veces se prefieren los ‘premios de consolación’, y algunos incluso dicen: ‘De acuerdo, pero mira las estadísticas. El…, no sé…, el 70% de los pedófilos se encuentran en el ámbito familiar, de los conocidos. Luego en el gimnasio, en las piscinas. El porcentaje de pedófilos que son sacerdotes católicos no llega al 2%. Es el 1,6%. No es para tanto…’”.

“¡Pero es terrible incluso aunque sólo fuese uno de nuestros hermanos! Porque Dios los ha ungido para santificar a los niños y a los grandes, y, en vez de santificarlos, los han destruido. ¡Es horrible! ¡Es necesario escuchar al abusado o abusada!”.

También afirmó que “para la Iglesia es una gran humillación. Muestra nuestra fragilidad, y también, digámoslo claramente, nuestro nivel de hipocresía”.

Además, llamó la atención sobre el hecho de “que haya varias Congregaciones, relativamente nuevas, cuyos fundadores hayan caído en estos abusos. Son casos públicos”.

“El Papa Benedicto ha tenido que suprimir una Congregación masculina numerosa. El fundador había sembrado esas prácticas. Era una Congregación que también tenía una rama femenina y en la que también la fundadora había sembrado esas prácticas. Él abusaba de los religiosos jóvenes e inmaduros. Benedicto extendió el proceso a la rama femenina. A mí me correspondió suprimirlo”.

“Esto es curioso: el fenómeno del abuso ha afectado a algunas Congregaciones nuevas, prósperas”.

En este sentido, destacó que “el abuso en estas Congregaciones es siempre fruto de una mentalidad vinculada al poder, que debe solucionarse en sus raíces malignas. Añado, además, que hay tres niveles de abuso que van juntos: abuso de autoridad, abuso sexual y corrupción económica”.

“El dinero siempre está en medio: el diablo entra por la billetera. Ignacio situó en el primer grado de las tentaciones del demonio la riqueza…, luego vienen la vanidad y la soberbia, pero lo primero de todo es la riqueza. En las Congregaciones nuevas que han caído en este problema de los abusos, estos tres niveles se encuentran a menudo juntos”, aseguró.