El Juguetón, la “travesura” que se convirtió en una gran campaña a favor de la niñez mexicana

  • En entrevista para Desde la fe, el periodista Jorge Garralda explica cómo inició este proyecto que lleva más de 20 años iluminando el rostro de millones de niños el Día de Reyes.

 

Vladimir Alcántara

El pasado 6 de enero, millones de niños tuvieron la oportunidad de recibir un juguete de Día de Reyes a través de El Juguetón, campaña que inició hace 23 años, cuando unas niñas de Veracruz enviaron una carta al programa A Quien Corresponda, para saber si ahí se podía hacer algo por los Reyes Magos, pues su abuela les había dicho que esta vez no iban a llegar debido a que habían caído en un bache de crisis. Así lo cuenta a Desde la fe el propio conductor del programa, el periodista Jorge Garralda.

Platica que la misma abuelita alguna vez le había dicho a sus nietas que si un día tenían un problema buscaran a Jorge Garralda. “Fue por eso que las niñas, tal vez a manera de travesura en aquella época, hicieron esa carta en la que me platicaban lo que su abuela les había dicho. Yo la leí al aire, y lo que sucedió fue que un hombre que se dedicaba a hacer mueblecitos de casa a escala para muñecas, me dijo que él me donaba unos, que sólo pasáramos por ellos. Los recogimos, y nosotros compramos las muñecas para que las niñas tuvieran con qué jugar”.

Esa ocasión –señala–, un grupo de reporteros se fue a Veracruz; cuando llegaron, las niñas vieron aparecer a los enchalecados de negro, pues así visten todos los reporteros del programa, y se dieron cuenta de la “pachanga” que habían armado, según las propias palabras de ellas. “Corrieron a esconderse, así que la abuela les dijo que se acercaran, y les preguntó qué habían hecho; ahí comenzamos a escuchar su historia. Yo le he llamado a aquel suceso el ‘Juguetón Número Cero’, pero en ese momento no lo vi como El Juguetón, sino como un buen producto que había cumplido en su momento, una buena nota, por decirlo así”.

Jorge Garralda refiere que eso conmovió mucho a los televidentes, y al siguiente año comenzaron a preguntarle que si en esta ocasión no irían a entregar juguetes. “Ahí me di cuenta de que las personas ya veían eso con un interés distinto, así que hicimos una campaña con la gente, para lo que sería el primer Juguetón, y juntamos más de 18 mil juguetes. Después la gente comenzó a exigirlo, todavía como campaña exclusiva de A Quien Corresponda, sin ninguna ambición aparte. La sorpresa para nosotros fue que la campaña comenzó a crecer, crecer y crecer; las personas comenzaron a hacer solicitudes cada vez más grandes de juguetes, y nos dimos cuenta de que existía esa necesidad. Así fue que comenzamos a organizar las rutas de lo que hoy es propiamente El Juguetón”.

Señala que lo que comenzó como un obsequio de Día de Reyes a unas niñas del estado de Veracruz, hoy es ya una campaña internacional, pues se lleva a cabo en diferentes partes de Centroamérica y Estados Unidos, a través de Televisión Azteca, tomando en cuenta la cultura local; “en Estados Unidos, por ejemplo, no hay colecta de juguetes, pues allá los donan empresarios; en México, se hace tanto con el público como con los empresarios, todo mundo dona un juguete, y con ese juguetito vamos teniendo la oportunidad de hacer algo muy bueno”.

Explica que este año la campaña a nivel nacional cerró con 17 millones 136 mil 158 juguetes, los cuales se entregan en su totalidad el 6 de enero, tanto en casas hogar, como orfelinatos, instituciones de gobierno, presidencias municipales, fundaciones e iglesias de diferentes credos, como se hizo en Catedral Metropolitana de México, donde ya se ha hecho la entrega durante varios años. “El Juguetón se ha vuelto ya una maravillosa tradición, pues niños que antes no recibían regalo de Reyes, hoy lo reciben; u otros que dejaron de recibir porque de pronto la economía resultó insuficiente para que los Reyes llegaran, ahora están contentos porque han vuelto otra vez a sus casas”.

Finalmente, Jorge Garralda pide a la sociedad jamás olvidarse de que hay muchos niños en México, porque en A Quien Corresponda no lo han olvidado, y “siguen dando mucha lata” para que ellos puedan recibir un obsequio de Día de Reyes.

“Después de 23 años, llego a ver a personas que cuando eran niños recibieron algún juguete; hoy son hombres y mujeres que guardan un buen recuerdo, en el sentido de que alguien pensó entonces en ellos; muchos siguen en sus comunidades, tienen la oportunidad de ser parte productiva de la sociedad, y con frecuencia vienen también a donar, a devolver esa atención que en su momento se tuvo con ellos. Hay quienes preguntan por qué no obsequiar a los niños ropa, pero eso le corresponde a otras instituciones; a nosotros nos toca dar un juguete, pues es para ellos algo importante, que les despierta la imaginación, que hace que los pequeños se sientan atendidos y reconocidos como lo que son: niños y niñas con deseos de jugar”.

Ad