El juez impide que Alfie Evans sea tratado en Italia: «Es un rehén», denuncia desesperada la familia

Religión en Libertad

 

Alfie Evans no podrá recibir tratamiento en Italia. Así lo ha decidido el juez Anthony Hayden en la audiencia especial que convocó después de que el bebé británico sobreviviera heroicamente tras ser desentubado este lunes por la noche. Cuando los médicos decían que no viviría más de 30 minutos finalmente, ha sobrevivido todo este día obligando a la Justicia de nuevo a intervenir.

Sin embargo, una vez más el juez ha desoído a la familia y sólo ha tenido en consideración la opinión del hospital. De este modo, el magistrado ha descartado el traslado a Roma pese a que en Liverpool ya estaba preparado una helicóptero medicalizado y un avión adaptado para poder viajar a Italia, en una vista en la que ha estado presente el embajador italiano, Raffaele Trombetta. El magistrado ha dejado claro que este es “el último capítulo en el caso de este niño extraordinario”

Los médicos que le desconectaron le prohíben volar por si muere
El argumento de los médicos del hospital es que Alfie podría morir en el vuelo y que este viaje sería incorrecto y sin sentido. Cabe destacar que los médicos de este mismo hospital son los que desconectaron al niño para que muriera este lunes y este se aferró a la vida dejando boquiabiertos a los propios especialistas.

Thomas Evans, padre del niño, ha afirmado que “hemos perdido de nuevo, nos han negado la posibilidad de irnos, Alfie es un rehén y lo hacen morir de hambre”. La familia denuncia que en el hospital llevan ya más de 23 horas sin alimentarle.

Una vez descartado el viaje a Italia, pese a que oficialmente el niño es ya italiano y el país transalpino ha pedido su traslado, el juez Hayden ha preguntado al hospital que estudie la posibilidad de que el niño pueda irse a casa para morir allí. El centro ha contestado que estudiará esta propuesta.

Críticas del juez y el hospital al entorno de la familia
Esta es la única posibilidad. O morir en el hospital o en casa. No se permite tratamiento ni se atiende a las reivindicaciones de la familia, que además en la vista ha sido criticada por los representantes del hospital.

Tanto los abogados del hospital como el juez afirmaron que hay personas cercanas a la familia que están dando falsas esperanzas, a los que llega a calificar de “fanáticos”.

Por su parte, el abogado de la familia de Alfie ha recordado al juez que el bebé podría estar hasta diez días sin ventilación y que es de sentido común que se le permitiera ser trasladado a Italia. El magistrado le ha respondido al letrado que se deje de “tonterías emotivas”.

Los médicos aseguran que tardarían entre 3 y 5 días en poder sacar a Alfie del hospital para llevarlo a casa debido al clima “hostil”, así lo definieron ellos, que existe contra el hospital en estos momentos, presentándose así ante el juez como las víctimas de esta situación.

Los padres no se dan por vencidos
Los padres de Alfie no se dan por vencidos pese a este último golpe y han anunciado para este miércoles una nueva apelación contra la decisión del juez Hayden de negar el traslado a Italia. La nueva vista podría producirse esta misma tarde.

“Los derechos fundamentales de libertad y del cuidado de un ciudadano italiano han sido vilipendiados por un Estado miembro de la Unión Europea desatendiendo todas las convenciones y tratados de amistad. Pedimos una respuesta firme del Gobierno para que inmediatamente lleve a Alfie Evans a Italia mientras se restauran todas las condiciones de cuidado adecuadas, ¡incluyendo el monitoreo de todos los parámetros vitales y la nutrición!”, publica Steadfast, la organización que se está ocupando del caso Alfie junto a otras asociaciones.

Alfie se aferra a la vida
Alfie Evans ha demostrado durante todo este lunes y el martes su fortaleza para vivir. Durante más de nueve horas respiró el sólo, pese a que el padre tuvo que practicarle en alguna ocasión el boca a boca para darle el oxígeno que el centro hospitalario le niega. Ante esta situación, a los médicos no les quedó más remedio que hidratarle y más tarde incluso volver a colocarle el oxígeno a través de una mascarilla.

Los médicos dijeron que el pequeño sólo viviría 15 o 30 minutos sin el ventilador, pero los hechos han desmentido esta valoración. Alfie está mostrando al mundo sus ganas de vivir.  “Ahora mi hijo todavía está vivo después de más de 10 horas horribles y para él angustiosas”, afirma el padre. Mientras tanto, la madre informaba que los médicos quedaron sorprendidos y se vieron obligados a hidratarle para que no muriera de hambre y sed.

El polémico historial del juez Hayden
Anthony Hayden, juez del Tribunal Supremo de Inglaterra y Gales, ha sido el encargado de llevar este caso y de impedir, quitando en la práctica la patria potestad a los padres, que el niño pueda ser tratado en otro hospital buscando una segunda opinión, negando así este derecho a la familia del bebé.

Este juez se ha mostrado favorable en el pasado a las prácticas eutanásicas, que es lo que se esconde tras este caso. Y no hace falta remontarse demasiado lejos.

La prensa británica recogió el caso que llevó Hayden este pasado año de una mujer de 74 años a la que su hija quería retirar el soporte vital tras haber sufrido una caída utilizando como argumento un correo electrónico que la anciana le había enviado a su hija cuatro años antes tras haber visto un programa de televisión sobre la demencia.

Impactada por el contenido en el mail, la mujer aseguraba que no podría imaginarse en una situación como aquella. ‘¡Prepara la almohada si llego de esa manera!’, escribió.

El juez Hayden respaldó la petición de la hija y dictaminó que el correo electrónico enviado aquella noche era una muestra “significativa” de los puntos de vista de la mujer sobre lo que debería pasarle si perdía la capacidad de tomar decisiones por sí misma.

Igualmente, el juez fue uno de los juristas que publicó en 2012 el libro Children and Same Sex Families: A Legal Handbook, una recomendación jurídica a parejas del mismo sexo que quisieran tener hijos, donde analizaba la jurisprudencia y los resquicios legales que había en aquel momento.