Diócesis de EU analizan todas ventajas que ofrece el Seminario Hispano

  • Directores Vocacionales de 15 diócesis norteamericanas estuvieron en nuestro país para reflexionar y conocer las bondades que ofrece el seminario “Santa María de Guadalupe”.

 

Abimael César Juárez

 

A mediados del mes pasado se llevó a cabo en el Seminario Hispano “Santa María de Guadalupe”, de la Arquidiócesis de México, el VII Encuentro de Directores Vocacionales de los Estados Unidos, un evento que se realiza cada dos años con la finalidad de intercambiar opiniones en apoyo a las diócesis norteamericanas en su contexto hispano.

En esta ocasión se contó con la presencia de directores vocacionales de 15 diócesis del vecino país del norte, además de la representación de la Asociación Nacional de Sacerdotes Hispanos de los Estados Unidos (ANSH), a cargo del P. Manuel A. La Rosa-López.

El título del encuentro fue: “Vocaciones sacerdotales: acción del Espíritu en la Iglesia Norteamericana”, y de acuerdo con el Rector del Seminario Hispano, el P. Pablo Monjaras Wintergeist, el objetivo fue aportar al florecimiento de las vocaciones sacerdotales de origen hispano en los Estados Unidos, “que deben ser cuidadas independientemente de la situación migratoria del seminarista, porque son el resultado de la acción del Espíritu Santo”.

El acto inició con las palabras de bienvenida por parte del obispo auxiliar de México, monseñor Andrés Vargas Peña. Posteriormente tuvo lugar la primera conferencia “Las formas inescrutables de Dios en el fenómeno migratorio”, a cargo del P. Konrad Schaefer, Prior del Monasterio Benedictino de Nuestra Señora de los Ángeles en Morelos, México, en la cual se expuso la historia de salvación del incipiente Pueblo de Israel que sufría de hambre: “el Pueblo –explicó– se salvó gracias a la posición de José en la administración de Egipto; Dios se había valido de los planes malvados de los hermanos de José, para la salvación de Jacob y sus descendientes. Los caminos de Dios son inescrutables también dentro del fenómeno migratorio que experimenta Estados Unidos; los migrantes, más que ser una carga, son riqueza tanto para el país que los acoge como para el pueblo que abandonaron”.

Por su parte, Mons. Joseph Tyson, Obispo de Yakima, en su conferencia titulada: “La necesidad de un ministerio hispano en los Estados Unidos”, compartió su experiencia como obispo misionero en la misma diócesis donde fue bautizado; “increíblemente –dijo– “la inmensa mayoría de los fieles católicos que atiendo pertenecen a comunidades hispanas; son migrantes llegados para trabajar en los campos agrícolas”.

Insistió en la necesidad de contar con pastores comprometidos con el pueblo, que sepan cuáles son sus penas y alegrías, sus derrotas y victorias; que sepan caminar con el pueblo hispano, conociendo su cultura e idioma. Así mismo, destacó la importancia de cuidar de las vocaciones que surjan de entre los fieles católicos, sin discriminar por causa de su origen o situación migratoria: “Toda vocación ha de ser honrada y promovida siempre”.

El P. Fidel Mondragón González, ex-alumno del Seminario Hispano de Santa María de Guadalupe, incardinado en la diócesis de Shreveport, LA., compartió también su testimonio como seminarista, migrante y sacerdote. Y en su turno, la abogada especialista en asuntos migratorios Helaine Cunanan, del despacho de abogados William B. Bennett & Associates, con su ponencia “Asuntos de inmigración para seminaristas”, expuso las diferentes vías legales a las que pueden acceder los jóvenes hispanos que viven en los Estados Unidos, y que sienten el llamado al sacerdocio, pero que se encuentran en situaciones migratorias irregulares.

Para finalizar, el Rector del Seminario Hispano, el P. Monjaras, recordó que la institución ha contribuido a la formación de jóvenes que sirven actualmente  en las distintas diócesis de los Estados Unidos, y expuso a los directores vocacionales las diversas alternativas que el seminario ofrece para la formación sacerdotal. “Estoy seguro que con la ayuda de Nuestro Señor, este encuentro acabará dando muchos y buenos frutos para el servicio de las vocaciones hispanas”.

El encuentro concluyó con talleres en los que se trató de dar respuesta a diversas interrogantes respecto a la promoción de vocaciones hispanas en los EEUU y al futuro del Seminario Hispano, así como con la conferencia “Nuestra Señora de Guadalupe”, por Mons. Jorge Palencia Ramírez, en la Insigne Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, donde también se celebró la Santa Eucaristía, la cual fue presidida por Mons. Joseph J. Tyson.