Deja sismo más de 60 muertos; los obispos se solidarizan

  • Manifiestan su preocupación por posibles réplicas y por los fenómenos meteorológicos que se avecinan.

 

Vida Nueva Digital

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) expresó su solidaridad con el pueblo de México ante al sufrimiento causado por el sismo que se presentó la noche del jueves 7 de septiembre y que tuvo una intensidad de 8.2 grados en la escala de Richter, el más grande en la historia del país en cien años.

“Extendemos nuestra hermandad y oración con las víctimas y especialmente con las familias y poblaciones afectadas, principalmente en los Estados de Chiapas, Oaxaca y Tabasco”, señalaron los obispos.

El documento fue firmado por el cardenal José Francisco Robles Ortega, arzobispo de Guadalajara y presidente de la CEM, y por Alfonso Miranda Guardiola, obispo Auxiliar de Monterrey y secretario General del organismo.

Los obispos valoraron las “medidas de prevención y seguridad realizadas en las edificaciones, así como la acción inmediata de las autoridades mediante programas de protección civil”; sin embargo, reconocieron que hace falta mucho por hacer en el cuidado de la creación.

Manifestaron su preocupación por el sismo y sus posibles réplicas, así como por los fenómenos meteorológicos que ya han azotado el territorio de los Estados Unidos, México y el Caribe (Harvey, Lidia y Katia) “al igual que por aquellos que tenemos en puerta: Irma y José”.

Consideraron que “estos acontecimientos nos manifiestan que somos una Casa Común, y que el cuidado de ella, es principalmente responsabilidad de los seres humanos que la habitamos, pues somos parte fundamental de la dinámica de la naturaleza”.

Los obispos mexicanos convocaron “a los fieles y a toda la sociedad a trabajar en conjunto, con entrañas de misericordia ante todo dolor humano, así como a tener el gesto, la acción y la palabra oportuna frente a todo hermano que nos necesite”.

“En la Solemnidad de la Natividad de María, pedimos a Santa María de Guadalupe nos ilumine para hacer de este mundo, una casa digna, fraterna y misericordiosa”, concluyeron.

De acuerdo con el último reporte de las autoridades, suman más de 60 muertos a consecuencia del sismo.

En las últimas horas, el presidente Enrique Peña Nieto decretó el 7 de septiembre como día de luto nacional, por lo que ordenó que todas las banderas de las plazas del país deberán ondear a media asta.