Defensor de los grupos vulnerables y de la dignidad humana

DLF Redacción

El Card. Norberto Rivera Carrera, a través de Cáritas Arquidiócesis de México, institución que está al servicio de los pobres y necesitados mediante la acción social y como institución de asistencia privada, promovió también diferentes programas para ayudar a adultos mayores, mujeres en situación de vulnerabilidad, niños de la calle, personas con adicciones, discapacitados, migrantes, enfermos, etc.

A través de Cáritas Emergencias, por ejemplo, participó en la atención de situaciones de emergencia no sólo en la Ciudad de México, sino en otras diócesis que le solicitaron la ayuda, tanto de manera directa, como en colaboración con otras instancias similares, eclesiales, civiles y gubernamentales. Además, a través de esta instancia, promovió fuertemente la cultura de la prevención y organización para atender situaciones de riesgo en la Arquidiócesis, a través de la Red Parroquial de Prevención de Riesgos.

Creó también la Fundación para el Bienestar del Adulto Mayor, cuya finalidad es promover y formar agentes que se comprometan a trabajar en favor de la creación de una mentalidad positiva sobre el fenómeno del envejecimiento y sean capaces de acompañar grupos de adultos mayores en parroquias y en demarcaciones delegacionales.

En tanto, mediante Cáritas Hospitalidad y Servicio buscó atender a la población de calle, migrantes y necesitados en general, en aspectos primarios como alimentación, higiene y salud, así como también en el planteamiento de perspectivas de vida digna, especialmente en cuanto a la capacitación en actividades que les puedan redituar ingresos recurrentes.

Con el Centro de Formación María Dolores Leal IAP mostró su preocupación por la mujer y la familia, especialmente en situaciones de violencia y marginación, ofreciendo acompañamiento terapéutico a través de procesos individuales, familiares y grupales. Y con la fundación Ama la Vida impulsó la prevención y los procesos terapéuticos a personas adictas, y brindó atención a los pacientes y a sus familias a través de un enfoque psicosocial, con un modelo desarrollado por la propia Cáritas, denominado “ECO2”.

A través de Cáritas Arquidiócesis de México también operó un banco de alimentos fundado en la Central de Abastos, para la captación, procesamiento y distribución de mermas y alimentos en buen estado, pero que ya no se pueden comercializar. Se desarrolló un modelo nutricional y de aprovechamiento comunitario de los alimentos.

Por la dignidad de la persona

El Card. Norberto Rivera Carrera tuvo siempre una especial preocupación por la promoción de la dignidad de la persona, así como por la protección y difusión de los derechos humanos, por lo que a través de la Comisión de Justicia y Paz procuró involucrar a la comunidad arquidiocesana en la búsqueda de solución eficaces a los diferentes problemas sociales.

A través de esta comisión, por ejemplo, promovió acuerdos en este sentido con instituciones públicas, privadas y de la sociedad civil. Además, se realizó un fuerte trabajo de asesoría jurídica con sexo servidoras en el área de la Merced, se ofrecieron talleres de participación ciudadana en años electorales, y se implementaron cursos en parroquias, principalmente en materia de prevención del robo de niños, contra la pederastia y de construcción de paz, entre otros.