Contra viento y marea, ‘Fátima, el último misterio’ llega a México

Vida Nueva Digital

 

El camino no fue fácil, mas no imposible. Y es que tuvieron que pasar más de ocho meses de negociaciones para lograr que el próximo viernes 11 de mayo se estrene en México la película ‘Fátima, el último misterio’, de la productora española GOYA.

En entrevista para Vida Nueva, Gabriela Jacobo, representante de la casa productora en México, agradeció a la cadena Cinemex y a todas las personas que participaron en las gestiones para lograr que la cinta se proyecte en el país.

Este agradecimiento no es ocioso, toda vez que –dijo– las cadenas de cine, al estar casadas con productoras de Hollywood, difícilmente apoyan el estreno de una película católica, que por lo general no cuenta con inversión publicitaria; “tampoco es común que se le brinde este apoyo a una productora independiente como GOYA, que ha salido adelante gracias al respaldo de la comunidad católica y de la Providencia Divina”.

Momento clave para México
Gabriela Jacobo considera que el hecho de que la película llegue a México en estos momentos de violencia e inseguridad es un regalo de Dios a través de la Virgen, “porque nos viene a recordar el llamado de la Madre de Dios a regresar al camino de la conversión, al camino del amor, al camino de la paz y al camino de Jesús”.

Señaló que en las diferentes apariciones de la Virgen hay una constante: regresar a su Hijo Jesús, a encontrar y vivir el amor y la paz en nuestra propia vida, y que esa paz se extienda a todos los ámbitos de la sociedad; “conversión –continuó– es dar la vuelta y regresar al camino de Dios, y el sacramento de la Penitencia y de la Reconciliación va muy unido a esto”.

Explicó que el mensaje de Fátima tiene que ver con esa conversión tan necesaria para el reencuentro con la gracia de Dios, pero para ello se requiere estar convencidos de que “Jesús y Dios Padre nos esperan con los brazos llenos de amor y misericordia para darnos una nueva vida”.

Una historia que continúa
“Fátima, el último misterio”, dirigida por Andrés Garrigó, se estrenó en España el 13 de mayo del 2017, y a partir de ahí se ha presentado en más de 15 países, entre ellos, Estados Unidos, Nicaragua, Honduras, Costa Rica, Guatemala, Uruguay y Polonia; y próximamente se estrenará también en Colombia, Italia, Francia y México.

Detalló: “La película trata, en primer lugar, acerca de las apariciones de Fátima a cien años de haber ocurrido. Y es que, si bien el año pasado celebramos este centenario, debemos entender que la obra de la Virgen María no quedó ahí, sino que siguió desarrollándose a través de los años, de las situaciones sociales, políticas y espirituales del mundo, y de eso nos habla la película”.

En la cinta se puede ver también a gente que fue muy cercana a personalidades como san Juan Pablo II, que sin duda es protagonista del mensaje de Fátima. “Es una película que nos acerca al mensaje de la Virgen en general y lo que ella pidió en esta aparición, por ejemplo, el rezo del Santo Rosario”.

“Fátima, el último misterio” –dijo– está dirigida principalmente a adolescentes y adultos, ya que su contenido llama a reflexionar sobre algunas situaciones que estamos viviendo como familia, así como a promover los valores y regresar a la oración.

Impulso a la cinta
Gabriela Jacobo adelantó que se está buscando que la película sea proyectada en todos los estados del país, por lo que habló de la importancia de promover la cinta en las comunidades y grupos parroquiales, y en las propias familias.

Dijo que es fundamental que la comunidad católica mexicana asista a ver la cinta durante la primera semana, pues si en las salas cinematográficas ésta aparece rankeada entre las más vistas, gana el pase para continuar proyectándose la siguiente semana; “pero si la gente no acude esta primera semana –advirtió– corremos el riesgo de que empiecen a quitarla de cartelera. Dios nos está dando esta herramienta masiva de evangelización, que es una película cien por ciento católica que nos llama a la fe y a la esperanza. No la desaprovechemos”.

Adelantó que actualmente hay varias personas trabajando para traer seis películas católicas a México; “es un proyecto maravilloso, pero los cines nos piden que les garanticemos un público que responda y que llene las salas cuando se exhiba una película católica. Si no hay respuesta, difícilmente podremos traer más cine católico a nuestras ciudades, por eso pedimos su ayuda y difusión”, concluyó.