Confirman muerte de sacerdote anciano que desapareció en julio

ACI Prensa

Autoridades locales de Estados Unidos confirmaron la muerte del P. Clement Thibodeau, sacerdote de 85 años que sirvió como capellán de los Caballeros de Colón y que desapareció a mediados de julio.

A través de un comunicado, el Maine Department Inland Fisheries & Wildlife señaló que la oficina forense confirmó que el cuerpo encontrado el 30 de septiembre cerca del lago Upper Pistol, al sur de Springfield, es del P. Clement Thibodeau. “El tipo de muerte no fue considerada sospechosa”, añade el texto.

El sacerdote desapareció el 15 de julio de un restaurante en Caribou y fue visto por última vez conduciendo un Chevrolet Equinox 2013 gris. La última señal de su celular data del 18 de ese mes.

El sacerdote fue buscado incansablemente en los bosques. El auto fue encontrado el sábado por un hombre cerca del lago, atascado en un camino remoto. El cuerpo del P. Thibodeau fue hallado en los alrededores por unos guardias.

La identidad del cuerpo fue confirmado el martes luego de la necropsia realizada el lunes.

El fallecimiento del P. Thibodeau, quien fue un activo capellán de los Caballeros de Colón, fue lamentado por el Obispo de Portland, Mons. Robert P. Deeley.

“La noticia del hallazgo del cuerpo del Padre Clemente Thibodeau nos deja, al pueblo de la Diócesis de Portland, profundamente entristecidos”, expresó en una declaración difundida por la Diócesis.

El Prelado dijo que si bien se siente aliviado porque se resolvió la incertidumbre que siguió a su desaparición, “sentimos ahora una profunda sensación de pérdida”.

“En nombre de todos nosotros, sacerdotes, diáconos, religiosos y fieles de la diócesis de Portland, les pido que se unan en oración por el eterno descanso del P. Thibodeau y para el consuelo de su familia y amigos”, exhortó.

El Obispo de Portland dijo que la presencia del P. Thibodeau fue un regalo para la Diócesis. “Extrañaremos su sabiduría, su visión y su generoso ministerio sacerdotal”, afirmó.

Asimismo, indicó que la Diócesis agradece “al Servicio de Guardianes de Maine, al Departamento de Policía de Caribú y a todos aquellos que buscaron incansablemente al P. Thibodeau en los últimos meses”.

“Confiamos al P. Thibodeau a la misericordia de Dios y oramos para que descanse en paz y se eleve en gloria”, culminó la declaración.