CINE: Marias, fé en la mujer

… Y los hombres maravillosos saben que nosotras somos maravillosas”.

 

Antonio Rodríguez

Entre lágrimas, una madre mexicana acepta que la vida es difícil, al recordar uno de los pasajes más oscuros de su existencia: cuando por fin pudo tener un hijo, después de muchos sacrificios, su madre le dice que debe llevar al pequeño a la Basílica de Guadalupe, para que la Virgen lo cobije; ella, un tanto escéptica, ya que en ese momento no estaba convencida de la religión, acepta, aunque con muchas reservas. Al poco tiempo el bebé tiene que ser hospitalizado, su estado de salud es tal que su expectativa de vida es baja. Ella, en una humana y natural reacción, comienza a renegar de la Virgen; le había llevado a su hijo para que lo cobijara, y ahora estaba a punto de morir. Más adelante acepta que María jamás la abandonó.

En Perú, José María toma un botecito de pintura blanca y se la unta en el rostro hasta dejárselo completamente pálido, se viste con un manto blanco y un velo azul, y sale a recorrer las calles casi siempre en busca de una iglesia. Este artista callejero pone sus manos en posición de rezo y permanece inmóvil durante largas horas; eso sí, con una lámpara debajo de su manto, como si fuese una luz divina. Este joven vive solo, no hace mucho que su madre falleció; la devoción a la Virgen de la medalla fue heredada por su madre, y ésta es su manera de homenajear a ambas. Nosotros, como espectadores, podemos ver a lo lejos que una niña de no más de cinco años le abraza amorosamente.

Marías: fe en la mujer es un documental de la brasileña Joana Mariani, quien se da a la tarea de documentar el fenómeno social-religioso que causa la Virgen María en muchos países de Latinoamérica, donde está claro que la fe en la Madre de Cristo es más fuerte que en ningún otro lugar. Mariani destaca que, en lo general, los países latinoamericanos son vistos como patriarcales, e incluso machistas, pero se trata de una mera apariencia, ya que la figura materna es por demás principal, es la base y la raíz de las familias. Por ello, la figura y la devoción a la Madre de Cristo, puede y debe leerse desde múltiples contextos.

En México, el título original del documental es sólo “Marías”; en otros países se agregó la expresión “fe en la mujer”. Esto podría provocar sospechas en el sentido de que es un documental enteramente dedicado a la figura femenina, pero no es así, ya que –y se agradece– incluye testimonios de hombres que en sus nombres llevan el de “María”. María es nombre de mujer, pero también de hombre, porque ella nos abarca a todos.

“Virgen María”, o sencillamente “María”, así es llamada por brasileños y cubanos, religiosas y ex-religiosas, músicos y artistas, periodistas y restauradores, entre otros. El documental habla por sí solo, nos lleva por recorridos y peregrinaciones, en las que se demuestra que cada pueblo y cada nación tiene una forma diferente de venerar a su María. La gente no sólo pide, también agradece, y pone su fe en la imagen de una Madre piadosa.

Ad