Cercanía, el reto de las familias ante la tecnología

  • “Los principales retos que enfrenta la familia en la actualidad son aprender a relacionarse nuevamente con los demás y a establecer lazos sólidos y humanos”, afirma el rector de la Universidad Anáhuac.

Abimael César Juárez

Durante el reciente Encuentro Mundial de las Familias en Dublín (Irlanda) el Papa Francisco pidió a padres e hijos dedicar más tiempo a estar juntos y menos al uso de la tecnología. Y es que, “en la actualidad, las relaciones humanas se encuentran en crisis, y México no es la excepción”.

En entrevista para Desde la fe, el padre Cipriano Sánchez, rector de la Universidad Anáhuac y especialista en el tema de la familia, explicó que esta crisis familiar está ligada a factores como la monoparentalidad, pero no sólo con aquella que tiene que ver con las familias compuestas por un solo progenitor y uno o varios hijos, sino particularmente con la monoparentalidad funcional.

Este tipo de monoparentalidad –abundó– “se experimenta en las grandes ciudades, donde cada uno de los miembros de una familia se enfoca en sus propias necesidades, sale y no vuelve a casa hasta la noche y sólo para dormir, lo cual genera una especie de orfandad muy ligada al tema laboral”. Consideró que a este fenómeno también contribuyen los medios de comunicación que acaparan la atención completa de cada uno de los integrantes de la familia.

La cárcel tecnológica

El sacerdote, quien fungió de 1996 al 2014 como director de la Pastoral Familiar en la Arquidiócesis de México, recordó que recientemente el Papa Francisco afirmó que la familia tiene la responsabilidad de liberar a sus miembros de la “cárcel tecnológica”, de ese tipo de realidad virtual que aísla de las relaciones concretas y limita a cada miembro a dar lo mejor de sí.

“El principal desafío que enfrenta la familia en estos tiempos tecnológicos, por encima de la cultura de la innovación digital y de la globalización, es volver a enseñar a sus integrantes a relacionarse con los demás, a establecer de nuevo las relaciones más sólidas y humanas en un mundo que tiende a virtualizarnos”.

Solamente así –añadió– será posible afrontar los retos que plantea “una sociedad que se ha ido disgregando por las migraciones, el crimen organizado y los cambios climáticos, afectando directamente las relaciones entre los seres humanos, y por lo tanto, al modo de ser de la familia”, destacó.

El perdón

En este contexto, el P. Cipriano Sánchez destacó un elemento fundamental en las relaciones interpersonales: el perdón. Dijo que se trata de una situación del corazón, en la cual queda comprobado que el amor es más grande que el daño que se ha hecho. Consideró que en este punto la gran tarea de la familia es ser un espacio abierto para el perdón, la reconciliación y la fidelidad que Dios Padre nos ha dado en Jesucristo. “Al Papa le ha gustado usar siempre tres palabras: gracias, por favor y perdón; éstas siempre deben estar presentes en las relaciones cotidianas de una familia”.

El padre Cipriano Sánchez, quien además es el Presidente Ejecutivo de la fundación CENYELIZTLI, dedicada a promover la institución familiar, explicó que justamente los problemas y dificultades del mundo actual llevaron al Santo Padre a realizar el Encuentro Mundial de las Familias 2018 bajo el lema “El Evangelio de la familia, alegría para el mundo”, porque cada cristiano está llamado a ser evangelio, “y la familia entra dentro del significado de ser también la buena noticia”.