Carta a los Catequistas de la Arquidiócesis de México

13 de mayo de 2018

Solemnidad de la Ascensión del Señor

Queridos Catequistas.

 

Me llena de alegría dedicarles estas palabras por primera vez, como Pastor de esta porción del pueblo de Dios, que peregrina en la Ciudad de México. Los catequistas son una fuerza viva de la Iglesia y sé que también lo son de nuestra Arquidiócesis Primada de México; por eso, cuando me invitaron a estar con ustedes en la XVII Semana Arquidiocesana de Catequesis, no dude en aceptar la invitación, y aunque mi agenda en estos momentos sigue muy cargada, por el aprecio que siento hacia los catequistas, busqué la manera de estar con ustedes.

También recibí la solicitud de enviarles esta carta por el “Día del Catequista”, que por una tradición de varias décadas, aquí celebramos el Domingo de la Ascensión del Señor, cuyo texto litúrgico “Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio a toda creatura” (Mc 16, 15) alude a la indispensable labor de la catequesis, así lo deja ver muy claramente el Directorio General para la Catequesis (nn. 34 y siguientes).

He sido informado sobre los esfuerzos para la formación de catequistas y la propuesta de subsidios de catequesis con niños, adolescentes y adultos desde la perspectiva de la Iniciación a la Vida Cristiana de Inspiración Catecumenal, y aprovechando el camino andado, los exhorto a considerar la importancia de establecer procesos catequéticos y formativos que den continuidad a las diferentes etapas de la vida humana. Nuestra preocupación debe ir más allá de la recepción de Sacramentos, y establecer procesos pastorales para formar al discípulo de Cristo y éste, en comunidad.

Bajo este horizonte la Pastoral Infantil debe ser una primera etapa que se prolongue en Pastoral de Adolescentes, y luego, Pastoral Juvenil. Así facilitaremos la formación básica de todo bautizado y la transmisión de la Fe a las nuevas generaciones.

A mi vez, les informo que los Obispos de las Provincias de Tlalnepantla y de México hemos dialogado, y estamos en la fase de tomar las decisiones necesarias para homologar los procesos pastorales de nuestras 13 Diócesis, iniciando con la Pastoral Infantil, que incluirá la Catequesis escolarizada y la edad para la recepción de los Sacramentos de la Confirmación y la Primera Comunión. Somos una Iglesia, y al asumir los mismos criterios y normas, será de gran provecho para nuestros Fieles, Niños, Padres de Familia, y para ustedes mismos como Catequistas.

Queridos catequistas, les pido mirar el bien de los niños y recordar que la comunión eclesial es la clave fundamental para generar el testimonio de Unidad en la Iglesia; así quedará patente que nos conduce y guía el Espíritu Santo.

Finalmente, les recuerdo la importancia de su formación, hoy no sólo necesitamos de su buena voluntad, sino de la capacitación humana y cristiana para acompañar con pedagogía y experiencia sapiencial a los cristianos de las nuevas generaciones para que ellos logren ser portadores de los valores del Reino de Dios en nuestra querida Arquidiócesis, en este Siglo XXI.

Ante la imposibilidad de poderlos saludar personalmente, los felicito por el Día del Catequista en nuestra Arquidiócesis a través de esta carta, y les envío mi bendición de Padre y Pastor para que por intercesión de Nuestra Madre, María de Guadalupe, nuestra primera catequista misionera, avancemos en la construcción del Reino de Dios en nuestra Ciudad.

+ Carlos Cardenal Aguiar Retes

Arzobispo Primado de México