Jornada de Arte Sacro 2017 estará enfocada en Azcapotzalco

Carlos Villa Roiz

La Comisión de Arte Sacro de la Arquidiócesis Primada de México prepara su próxima Jornada de estudio para el 25 de octubre, cuyo tema estará enfocado a Azcapotzalco, con la nueva modalidad de que se realizará “In Situ”, para que los asistentes puedan visualizar y analizar prontamente cada uno de los aspectos que presentarán durante las conferencias.

“Se van a visitar los lugares a los que se hace referencia en la Jornada. Estaremos en los templos dedicados a san Lucas, en Nextengo, y en la parroquia Principal que está dedicada a San Felipe y a Santiago, y que está ubicada en el centro de Azcapotzalco. Esta demarcación tiene un valor especial porque allí existen las llamadas iglesias de barrio y cada una de ellas tiene una rica historia cuyos antecedentes nos remontan a los antiguos Tepanecas que eran los primitivos habitantes de esa zona, y cuya presencia data desde antes de que los Mexicas dominaras esta zona”, comento el Padre José Raúl Hernández Schafler, responsable de la Comisión de Arte sacro.

Azcapotzalco fue evangelizada por los frailes dominicos, y por esa razón, entre los temas que se abordarán esta la historia de santo Domingo de Guzmán y la propia Orden religiosa que fundó, con su larga tradición de presencia en México, y algunas particularidades de las obras de arte y las construcciones que aquí dejaron.

Especial importancia tendrán algunas pinturas de Cristóbal de Villalpando relacionadas con Santa Rosa de Lima a quien la Iglesia ha venido recordando en los 400 años de su fallecimiento, y cuyas semejanzas con otras pinturas que se encuentran en el retablo de Santa Rosa en la Capilla de San Felipe de Jesús, en la Catedral de México, han permitido a los expertos suponer que estas también son autoría del prestigiado pintor.

El Padre Schafler aprovechó esta entrevista con Desde la Fe, para hacer un llamado a todos los párrocos de la Arquidiócesis de México, para que en esta temporada de lluvias estén al pendiente del buen cuidado de sus iglesias:

“Es importante barrer las azoteas, y que estén al pendiente de cualquier fisura o grieta, así como para desyerbar cualquier planta o maleza nociva que llega como espora por el viento, y que echa raíces en las azoteas, bóvedas o muros del edificio, y cuyas consecuencias, a la larga, pueden ser muy destructivas ya que hace huecos por donde puede haber filtraciones de agua. No hay que dejar de atender este problema de manera preventiva y no cuando ya se hace presente”, dijo.

Esta recomendación, explicó, es válida para tiempo de lluvias y también para la época de secas. “Es importante cuidar la obra patrimonial, y al mismo tiempo, la seguridad de los propios fieles que asisten a los templos.