5 claves para entender el conflicto en Siria

Carlos Villa Roiz

Desde hace siete años, Siria viene enfrentando una ensangrentada guerra que ha dejado miles de muertos y heridos. En este conflicto se han mezclado problemas locales con intereses internacionales, lo que hace complejo el asunto.

El pasado 14 de abril, Estados Unidos, Francia y Reino Unido lanzaron un nuevo ataque sobre posiciones militares del Estado Sirio, argumentando el supuesto uso de armas químicas por parte del gobierno de Bashar al-Asad, en contra de su población.

Este ataque dificulta cualquier posible negociación y aviva el conflicto que desde hace algunos meses había tenido un respiro, luego de que grupos terroristas del Estado Islámico –quienes han emprendido una cruel persecución de cristianos en Siria, Iraq y Oriente Medio– habían sido expulsados por el Estado Sirio, con el apoyo de Rusia.

Para entender mejor algunos puntos de esta guerra, los patriarcas y obispos de las iglesias cristianas en Siria nos han dado algunas pistas. En primer lugar, todos coinciden en que la gente de su país está sedienta de paz, por lo que hacen un fuerte llamado a la oración en todo el mundo, sumándose a las intenciones de paz del Papa Francisco. Aquí, cinco claves para entender el conflicto:

 

1. ¿Qué motivó el ataque?

Sobre las causas que motivaron el ataque del pasado 14 de abril, el obispo de Alepo, Antoine Chahda, nos dice que lo que hicieron Estados Unidos, Francia y Reino Unido contra Siria estaba preparado desde hace tiempo. Quisieron dar un golpe sobre Siria porque quieren tirar al gobierno, pero lo que hicieron fue destruir algunos sitios de Damasco –segunda ciudad en importancia después de Alepo– y en Homs –tercera ciudad más importante de Siria–. De acuerdo con el obispo, derrumbaron monumentos, pero no hubo víctimas mortales. Explica también que el ataque ocurrió antes de que llegara a Siria una delegación internacional para investigar si de verdad había o no armas químicas en manos del gobierno. Y días después, cuando llegó la delegación, descubrió que en realidad no había nada de eso, pero lo que sí encontraron químicos en sitios dominados por los terroristas, lo cual había sido denunciado por el propio gobierno sirio, que había pedido incluso la intervención de la delegación internacional para demostrarlo. “La prensa internacional quiso impresionar y demostrar falsamente lo que no hay en Siria”, dijo.

 

2. ¿Apoya Siria a su Presidente?

El obispo de Alepo asegura que el gobierno sirio sigue sólido, y la mayoría de sus habitantes están apoyando a su Presidente: “nosotros queremos a nuestro gobierno y a nuestro Presidente, pues gracias a Dios se está liberando Siria de los terroristas. Si el mundo no quiere comprender esa realidad, debe saber que nosotros, como sirios, queremos paz, no queremos terroristas en nuestra tierra; no queremos más muerte, no queremos más víctimas y mártires, sino paz y tranquilidad”. Mons. Antoine Chahda considera importante que el mundo sea consciente de que la paz no llega con la violencia ni con la muerte, sino con la conversación y el intercambio de ideas. “Nosotros somos gente tranquila y queremos la paz para el mundo entero”, insiste.

 

3. ¿Cuál es la relación entre cristianos y musulmanes en Siria?

En una reciente entrevista, Mons. Jean Abdo Arbach, obispo de Homs, señalo: “Gracias a Dios la gente tiene coraje, tiene fe en su país. No tiene miedo. La oración nos da fuerza. En la Pascua nosotros estuvimos todos juntos: musulmanes y cristianos festejamos y pedimos por la paz en Siria. Los ciudadanos sirios, la gente en general salió a las calles manifestando su fe y su fuerza.”

 

4. ¿Qué está haciendo la Iglesia?

Prácticamente desde que inició el conflicto con el autollamado Estado Islámico, la fundación pontificia “Ayuda a la Iglesia Necesitada” ha emprendido una campaña internacional para ayudar a las personas que han sido desplazadas por la guerra y para reconstruir los templos dañados o destruidos. El obispo de Homs, Jean Abdo Arbach, ha dicho: “Nosotros, en Homs, distribuimos apoyos a cuatro mil estudiantes, y esta semana vamos a llegar a 5,400 estudiantes. También estamos en la restauración de casas e iglesias con la ayuda que ofrecen los benefactores de la fundación.” Explicó que a la fecha se han rehabilitado el 80 por ciento de las iglesias y centros donde se imparte el catecismo, los cuales han sido dañados por la guerra. En este contexto, la Lic. Julieta Appendini, directora de la Fundación Ayuda a la Iglesia Necesitada en México, entrevistada, dijo: “Nosotros, como fundación vaticana, seguimos apoyando, tanto la zona en Damasco y a los otros lugares. La fundación sigue invirtiendo mucho dinero para la reconstrucción de casas e iglesias. Lo que nos piden sus obispos es rezar, como lo ha dicho el Papa Francisco. Orar por Siria donde la gente quiere vivir en paz.”

 

5. ¿Qué piensan los sirios de todo esto?

De acuerdo con las fuentes entrevistadas, la gente quiere despertar temprano para ir a trabajar, vivir en paz y disfrutar la vida en familia, lejos del ruido de las bombas. Lo que más piden los sirios son oraciones para que pronto termine este conflicto, y vuelva la paz.