12 consejos de la Biblia sobre el dinero y los bienes

DLF Redacción

Sí, las Escrituras nos dan citas preciosas para administrar con sabiduría los bienes, y en este mes de la Biblia, queremos compartir contigo 12 de ellas:

 

1. Vive de tu propio trabajo y no a costa de los demás

“Cuando estábamos entre ustedes les mandábamos esto: si alguno no quiere trabajar, que tampoco coma. Porque nos hemos enterado que hay entre ustedes algunos que viven desordenadamente, sin trabajar nada, pero metiéndose en todo. A esos les mandamos y les exhortamos en el Señor Jesucristo a que trabajen con sosiego para comer su propio pan”. (II Tesalonicenses 3, 10-12)

 

2. Planea bien tus gastos e inversiones

“Porque ¿quién de ustedes, que quiere edificar una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, y ver si tiene para acabarla? No sea que, habiendo puesto los cimientos y no pudiendo terminar, todos los que lo vean se pongan a burlarse de él, diciendo: “Este comenzó a edificar y no pudo terminar”. (Lucas 14, 28-30)

 

3. Mantén un ahorro

“Tesoro precioso y aceite en la casa del sabio, pero el hombre necio los devora”. (Proverbios 21, 20)

 

4. No seas avaricioso

“Sea su conducta sin avaricia; contentos con lo que tienen, pues él ha dicho: No te dejaré ni te abandonaré”. (Hebreos 13, 5)

 

5. No ames el dinero

“Los que quieren enriquecerse caen en la tentación, en el lazo y en muchas codicias insensatas y perniciosas que hunden a los hombres en la ruina y en la perdición. Porque la raíz de todos los males es el afán de dinero, y algunos, por dejarse llevar de él, se extraviaron en la fe y se atormentaron con muchos dolores”. (I Timoteo 6, 9-10)

 

6. No seas esclavo del dinero

“Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No pueden servir a Dios y al Dinero”. (Mateo 6, 24)

 

7. Construye una herencia para tus hijos

“Si alguien no tiene cuidado de los suyos, principalmente de sus familiares, ha renegado de la fe y es peor que un infiel.” (I Timoteo 5, 8)

 

8. Reconoce que Dios es el dueño de todo

“Tuya, oh Dios, es la grandeza, la fuerza, la magnificencia, el esplendor y la majestad; pues tuyo es cuanto hay en el cielo y en la tierra. Tuyo, oh Dios, es el reino; tú te levantas por encima de todo. De ti proceden las riquezas y la gloria. Tú lo gobiernas todo; en tu mano están el poder y la fortaleza, y es tu mano la que todo lo engrandece y a todo da consistencia”. (I Crónicas 29, 11-12)

 

9. Dedica a Dios el uso de tus bienes

“Honra a Dios con tus riquezas, con las primicias de todas tus ganancias: tus trojes se llenarán de grano y rebosará de mosto tu lagar”. (Proverbios 3, 9-10)

 

10. Paga tus impuestos y tus deudas

“Dad a cada cual lo que se debe: a quien impuestos, impuestos; a quien tributo, tributo; a quien respeto, respeto; a quien honor, honor. Con nadie tengas otra deuda que la del mutuo amor. Pues el que ama al prójimo, ha cumplido la ley”. (Romanos 13, 7-8)

 

11. Cuida bien lo que es de los demás en caso de que lo administres

“Y si no fueron fieles con lo ajeno, ¿quién les dará lo suyo?” (Lucas 16, 12)

 

12. Practica la caridad y el bien con el prójimo

“Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria. Serán congregadas delante de Él todas las naciones, y Él separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos. Pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.

Entonces dirá el Rey a los de su derecha: “Vengan, benditos de mi Padre, reciban la herencia del Reino preparado para ustedes desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; era forastero, y me acogieron; estaba desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; en la cárcel, y vinieron a verme”. Entonces los justos le responderán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; o sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero, y te acogimos; o desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?”.

Y el Rey les dirá: “En verdad les digo que cuanto hicieron a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicieron”.

Entonces dirá también a los de su izquierda: “Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el Diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber; era forastero, y no me acogieron; estaba desnudo, y no me vistieron; enfermo y en la cárcel, y no me visitaron”.

Entonces dirán también éstos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento o forastero o desnudo o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?” Y él entonces les responderá: “En verdad les digo que cuanto dejaron de hacer con uno de estos más pequeños, también conmigo dejaron de hacerlo”, e irán éstos a un castigo eterno, y los justos a una vida eterna”. (Mateo 25, 31-46)

 

Fuente: Aleteia

Ad